Corea del Norte amenaza con el «mayor dolor y sufrimiento» a EE UU

La ONU baraja limitar la venta de petróleo, las exportaciones de textiles e impedir que los ciudadanos norcoreanos trabajen en otros países

R. C. SEÚL.

Lejos de reducirse con el paso de las semanas, la tensión sigue aumentando en torno a Corea del Norte. El último episodio de crispación política se vivió ayer después de que el país asiático amenazara con infligir «el mayor dolor y sufrimiento» a Estados Unidos por impulsar nuevas sanciones como respuesta al último test nuclear de Kim Jong-un.

Estas nuevas amenazas se producen en el contexto de las pruebas armamentísticas que, el pasado 3 de septiembre, realizó el Ejército norcoreano. Fue entonces cuando llevó a cabo su sexto y más potente ensayo nuclear con una bomba de hidrógeno queelevó aún más la tensión en la región. Un problema de seguridad que, precisamente, iba a ser analizado a última hora de ayer por el Consejo de Seguridad de la ONU, que tenía previsto celebrar una reunión a petición de Washington para analizar un nuevo paquete de sanciones contra Pyongyang que podrían ser las más duras hasta la fecha e incluirían la limitación de vender petróleo al aislado país asiático

«En caso de que Estados Unidos elabore la resolución ilegal sobre sanciones más duras, la DPRK (siglas en inglés del nombre oficial del país, República Popular Democrática de Corea) se asegurará de que pague el debido precio», señaló el Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano en un comunicado recogido por la agencia estatal KCNA. Pyongyang está «preparado y dispuesto para emplear cualquiera de sus medios definitivos» y subraya que sus eventuales represalias «causarán a EE UU el mayor dolor y sufrimiento que haya sentido a lo largo de toda su historia».

Según el borrador presentado por Washington, las nuevas sanciones incluirían la limitación de vender petróleo a Corea del Norte, un recurso energético que llega principalmente desde China, así como las exportaciones de textiles, que en este momento suponen la mayor parte de la ventas al exterior del país tras las sanciones a otros sectores como el minero. De aprobarse, supondrían del noveno paquete de sanciones impuesto al régimen norcoreano desde 2006. Otra de las medidas que se contemplan es impedir a los ciudadanos norcoreanos que trabajen en otros países, una importante fuentes de ingresos para el régimen.

«Estrangular y sofocar»

Corea del Norte dijo ayer que Washington «está tratando de emplear las medidas» contra el régimen Juché como «excusa para estrangular y sofocar completamente» al país. Insiste en que sus ensayos tienen un fin exclusivamente defensivo. El Ejecutivo afirma que «ha desarrollado y perfeccionado un arma termonuclear súper poderosa como medio para disuadir los movimientos cada vez más hostiles y la amenaza nuclear de EE UU» y, por otra parte, con el objetivo de «apaciguar el riesgo de una guerra nuclear que pesa sobre la península de Corea».

Estas nuevas amenazas provocaron una nueva cascada de reacciones políticas al más alto nivel. El Gobierno de la vecina Corea del Sur aseguró que este mensaje del régimen de Kim Jong-un es «una excusa para justificar provocaciones adicionales antes de que se produzca el voto en Naciones Unidas». Seúl, de hecho, contempla imponer sanciones unilaterales adicionales sobre Pyongyang una vez se tome la decisión en el Consejo de Seguridad de la ONU, explicó un portavoz del Ministerio surcoreano de Unificación.

Fotos

Vídeos