Diario Sur

India, una economía emergente ante una posible parálisis de dos meses

Vista del logotipo del Banco de la Reserva de la India, en Bombay.
Vista del logotipo del Banco de la Reserva de la India, en Bombay. / Divyakant Solanki (Efe)
  • La sorpresiva retirada de circulación de los billetes de mayor valor amenaza con prolongarse dos meses y golpear al país por los problemas de acceso a dinero en metálico para su población

La crisis por la escasez de efectivo que vive la India desde la sorpresiva retirada de circulación de los billetes de mayor valor amenaza con prolongarse dos meses y dejar a la economía emergente golpeada por los problemas de acceso a dinero en metálico para su población.

Las interminables colas frente a los bancos, los pagos fiados por la falta de efectivo y los comercios desiertos o funcionando a medio gas son algunas de las consecuencias que la eliminación de los dos billetes de mayor denominación para luchar contra el dinero negro ha provocado en el país asiático.

"El caos que reina por la falta de liquidez puede prolongarse por otros dos meses más, la normalidad total no llegará hasta dentro de 6 ó 7 meses al menos", consideró en declaraciones a Efe el economista Pronab Sen, director del Centro Internacional del Crecimiento de la India (IGC, por sus siglas en inglés).

El pasado 8 de noviembre el primer ministro del país, Narendra Modi, anunció en una inesperada comparecencia televisada la supresión casi inmediata de los billetes de 500 y 1.000 rupias (alrededor de 6,5 y 13 euros, respectivamente).

Aunque la iniciativa puesta en marcha para acabar con la corrupción y el dinero negro tuvo en principio una buena acogida en la sociedad, las críticas de la oposición, los medios y los ciudadanos se multiplican a medida que la situación se recrudece y el Ejecutivo improvisa nuevas medidas.

El prestigioso periódico indio The Hindustan Times reprobó en un editorial la forma en que el Gobierno de Naredra Modi ha venido actuando, sorprendiendo casi a diario con una nueva medida.

"Incluso ahora las cláusulas para retirar dinero, depositarlo y cambiarlo (los antiguos billetes por los nuevos) están siendo recortadas y cambiadas prácticamente todos los días", dijo el influyente diario.

El Ejecutivo ha variado en dos ocasiones la cuantía máxima a cambiar y el límite de retirada de los cajeros. Y en su último anuncio dijo que 2.500 gasolineras estatales comenzarán a dispensar efectivo a través del pago con tarjeta para aliviar la difícil situación.

"Ahora el Gobierno se da cuenta de que sus medidas no están funcionando y fueron apresuradas, por eso las cambian", indicó a Efe Sen en referencia a la petición de derogar la retirada de varios gobernadores regionales al Gobierno central.

"Creo que presentarán nuevas modificaciones, aunque no darán marcha atrás en la retirada de los antiguos billetes como pide la oposición", añadió.

El impacto de la eliminación de estos billetes en la economía india, que creció un 7,1% entre abril y junio de este año, es incierto, pero incluso los defensores del plan de Modi reconocen que habrá un retroceso en la demanda al menos en el corto plazo.

También existe más o menos consenso en que la agricultura, que supone un 17% del PIB indio y del que depende el 75% de la población según el Banco Mundial, serán los sectores más afectados por la crisis de liquidez.

"Claramente habrá una desaceleración en el sector agrícola, pese a que la cosecha ha sido buena", dijo a Efe el director del Instituto de Crecimiento Económico de India, Manoj Panda.

El Gobierno anunció recientemente que permitirá a los campesinos el acceso a préstamos de 25.000 rupias semanales (370 dólares) para la compra de productos relacionados con el campo, como semillas o fertilizantes.

En la India, un país de alrededor de 1.200 millones de personas, el 49% del total de trabajadores dependen de la agricultura y una importante parte de la población no tiene una cuenta en el banco o acceso a una sucursal bancaria.

El país asiático creció en el primer trimestre del año fiscal un 7,1%, mientras que la inflación se situó el pasado mes de octubre en el 4,2%, unas datos que pueden verse lastrados por la crisis desatada tras la sorpresiva retirada de los billetes de más valor.

"¿Es necesario castigar a todos para hacer frente al 3 por ciento, que son los que generan el dinero negro?", se pregunta en un editorial titulado "Alto precio, ganancia incierta" el diario indio The Indian Express.