La UE aprieta a Rusia pero elude las sanciones

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ofrece su respaldo a la primera ministra británica, Theresa May. :: F. Lenoir / reuters/
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ofrece su respaldo a la primera ministra británica, Theresa May. :: F. Lenoir / reuters

Los 28 muestran su «solidaridad incondicional» con May, que advierte de que «la amenaza rusa no respeta fronteras»

ADOLFO LORENTE BRUSELAS.

Fue una cumbre diferente, triste. La cumbre de los lazos blancos, la cumbre del 22-M. Porque ayer, hace dos años, 32 personas fueron asesinadas y cientos resultaron heridas en la Bruselas real, la que sufrió el azote terrorista. Y ayer, la Bruselas institucional rindió homenaje a una ciudad que se amplió a Londres, donde el año pasado, también un 22-M, Reino Unido lloró la muerte de cuatro ciudadanos a manos de la sinrazón yihadista.

La primera sesión de la cumbre de los lazos blancos comenzó a las 15:00 horas y terminó avanzada la madrugada con una agenda cargadísima de temas entre los que destacó el dosier moscovita. De nuevo Rusia, siempre Rusia. En esta ocasión, el debate trató sobre el reciente ataque con gas nervioso contra el exespía Serguéi Skripal y su hija ocurrido en la localidad británica de Salisbury. Máxima solidaridad, más apoyo, pero nada de sanciones, al menos por ahora. «No es algo que esté sobre la mesa hoy. No en esta cumbre», aseguró a su llegada el primer ministro holandés, Mark Rutte.

Ojo, aunque estaría encantado, Londres tampoco las ha pedido consciente de que encontrar la unanimidad de los 28 es más que complicada, como se evidenció en las sanciones impulsadas en su día y que aún siguen vigentes por la actuación del Kremlin en Crimea. Hay países como Grecia que siempre se muestran muy reticentes en lo que concierne al Kremlin. «Debemos mostrar toda nuestra solidaridad con Reino Unido, pero necesitamos ser muy responsables sobre esta cuestión y utilizar todos los instrumentos diplomáticos a nuestra disposición», recalcó el primer ministro heleno, Alexis Tsipras.

Que el asunto incomoda y mucho. El presidente del Consejo, Donald Tusk, pasó palabra cuando fue preguntado si consideraba, como Londres, que Rusia es una «enemigo estratégico». «El tema aún no se ha debatido, lo haremos durante la cena y después le contestaré», señaló.

El gesto de Juncker

No hubo sanciones, pero la primera ministra británica no puede decir que Europa no cerró filas con ella. Todo lo contrario, algo que Theresa May agradeció «sinceramente» a su llegada al Consejo Europeo. Fue aquí cuando se produjo uno de los gestos de la cumbre. Mientras atendía a los medios, May notó como alguien apoyaba la mano en su hombro a modo de apoyo. Era el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, y como pudo verse en la reacción de la británica. Se la vio algo sorprendida y tras lanzar una sonrisa acompañada de un «Hey, Jean-Claude», continuó su intervención.

Porque aunque el 'brexit' sea una realidad a día de hoy inevitable, la UE tiene muy claro que Reino Unido seguirá formando parte de la familia europea, aunque ya no esté formalmente en el club. La historia, le geografía o la OTAN son demasiado tozudas para que no sea así. May no se anduvo con rodeos y volvió a arremeter con dureza contra Rusia por haber cometido «un ataque descarado y temerario contra Reino Unido». «La amenaza rusa no respeta fronteras», zanjó. Durante la cena, avanzó a sus homólogos las últimas novedades de la investigación. Londres no tiene la menor duda de que Moscú está detrás del ataque. «Forma parte de un patrón de agresión rusa contra Europa y sus vecinos cercanos, desde los Balcanes occidentales a Oriente Próximo».

Armas químicas

En el texto de conclusiones pactado por los Estados miembros, la UE «condena en los términos más fuertes posibles» lo ocurrido, expresa su «más profunda simpatía» hacía las víctimas y da todo su apoyo a la investigación en curso. Respecto a la autoría, tampoco dudan: «Nos tomamos extremadamente en serio la valoración del Gobierno británico que dice que es altamente probable que la Federación Rusa es responsable».

Por otra parte, denuncian que el uso de armas químicas es «completamente inaceptable» porque «constituye una amenaza en la seguridad de todos nosotros». «Los Estamos miembros coordinarán la respuesta que se dará una vez se reciban todas las respuestas por parte de Rusia. Permanecemos muy atentos y seguimos muy de cerca los acontecimientos», recalca el comunicado, que también aboga por estrechar la colaboración en contra de este tipo de amenazas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos