El antichavismo lanza su «hora cero»

Pausa para el amor en una manifestación. :: miguel gutiérrez / efe

La oposición al líder venezolano anuncia un gobierno paralelo, nombra a jueces del Supremo y convoca para hoy una huelga general

MILAGROS L. DE GUEREÑO CORRESPONSAL LA HABANA.

La oposición de Venezuela, envalentonada por los 7,6 millones de votantes del plebiscito del domingo, anunció la formación de un «gobierno paralelo de unidad», la designación por el Parlamento de nuevos jueces del Tribunal Supremo y de dos miembros del Consejo Electoral y una huelga general para hoy. Nicolás Maduro desestimó la consulta y sus cifras al asegurar que se «inventaron» cinco millones de firmas. El presidente activó el Consejo de Defensa de la Nación para «responder integralmente a la amenaza imperial» que atribuye a EE UU. Desde mañana, el Ejercito, cuyo comandante en jefe expresó su lealtad al mandatario, se desplegara en los colegios electorales para garantizar la votación del día 30 porque «la Constituyente va» adelante.

Los adversarios del chavismo, en plena resaca electoral, lanzaron su «hora cero». Comenzó ayer, después de otra noche de protestas en algunas zonas del país y de un cierre más en importantes vías de comunicación como los llevados a cabo en los más de 100 días de movilizaciones. Las manifestaciones respondían al anuncio formulado el lunes por Freddy Guevara, vicepresidente de la Asamblea Nacional y líder de Voluntad Popular, uno de la veintena de partidos de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD): «El miércoles daremos primer paso para avanzar en la conformación del gobierno de unión nacional con la firma del compromiso unitario para la gobernabilidad».

Guevara aconsejó al Gobierno «leer adecuadamente» los resultados del plebiscito del domingo y ofreció la disposición a discutir salidas a la crisis sólo si Maduro retira la convocatoria de Asamblea Constituyente. «Estamos dispuestos a discutir de manera abierta y transparente (...), de frente al país, con propuestas serias que conduzcan a la superación política a esta tragedia colectiva en el entendido de que toda discusión, negociación, entendimiento pasan, de manera irrenunciable, por el restablecimiento del orden constitucional», dijo.

El oficialismo también se dice dispuesto a hablar. «La democracia y las elecciones son las vías para resolver los problemas, por lo tanto, nosotros apostamos por el diálogo, apostamos por este proceso de elecciones para que haya un gran diálogo nacional, ya que los dirigentes de la oposición están presos de sus propias irresponsabilidades, de sus irracionalidades y de su violencia y no quieren sentarse a dialogar», sentenció el jefe del comando de campaña constituyente Zamora 2000, Héctor Rodríguez.

Según la Constitución de 1999, el Consejo de Defensa de la Nación es el «máximo órgano de consulta para la planificación y asesoramiento del poder público en los asuntos relacionados con la defensa integral de la nación, su soberanía y la integridad de su espacio geográfico». Debe estar integrado por el presidente del país, el vicepresidente del Ejecutivo, Tareck el-Aissami; el máximo responsable del Supremo, Maikel Moreno; el presidente del Consejo Moral, Tarek William Saab; el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López; y el presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Julio Borges. Pero como el Ejecutivo no reconoce al Parlamento porque el Supremo lo declaró en desacato, Borges no ha sido convocado, ni a esta reunión ni a las tres de los últimos diez meses.

Por su parte, el jefe de campaña de la Constituyente, Jorge Rodríguez, trató de minimizar los datos del adversario. Opinó que la oposición «infló» las cifras y participó mucha menos gente de la que calcularon. Reiteró que no es un proceso ni legal ni vinculante. «En Australia viven mil venezolanos y votaron 7.000. Allí votaron hasta los canguros», ironizó.

Fotos

Vídeos