Una de las víctimas del siniestro de Cuba era un joven saharaui español

M. L. G.

la habana. El Ministerio de Asuntos Exteriores confirmó ayer la presencia del ciudadano español Mohamed Hach, de origen saharaui, entre las 110 víctimas mortales del accidente del avión mexicano fletado por Cubana de Aviación que se estrelló el viernes nada más despegar del aeropuerto de La Habana. La confirmación de que se encontraba entre los fallecidos se retrasó porque Hach no se inscribió en el registro del Consulado en la isla caribeña. Viajaba junto a Abderrahm Fadel Mustafá, que residía en Cuba con documentación de la República Saharaui, reconocida por el Gobierno local.

Este y otros detalles se conocieron ayer, casi tres días después de la segunda peor tragedia aérea de la historia en Cuba. Rocío Martínez Gonzales, una joven de 21 años que vive a escasos metros de donde cayeron los restos del avión, relató que vio «a los pasajeros dando golpes en las ventanillas»: «El motor que me quedaba a mano izquierda venía incendiado. Cuando pasó por encima el avión hizo un giro brusco, se inclinó hacia un lado. Fue entonces cuando pude divisar a los viajaban dentro. Poco después estrelló». Su testimonio coincide con otras versiones que señalan que el avión de Global Air giró, al parecer, para regresar a la pista. En esa maniobra «chocó con cables eléctricos y cayó en picado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos