«Pregúntenle a Cristina por qué no ha votado»

El presidente Mauricio Macri, ayer, en el momento de ejercer su derecho al voto. :: reuters

Las posibilidades de la expresidenta en su carrera al Senado centraron la jornada de primarias de las legislativas en Argentina

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Con una elección nacional en dos tiempos, millones de argentinos se movilizaron ayer para votar en las primarias que definen a los candidatos para elecciones legislativas de 'medio término', las que se celebran a mitad del mandato presidencial. Se trata de avalar a postulantes que competirán el 22 de octubre para ocupar 127 escaños en la Cámara de Diputados y 24 en el Senado. El Gobierno de Mauricio Macri esperaba ayer obtener un triunfo modesto en el total nacional, aunque confía en repuntar en octubre si la tímida reactivación económica que se registra en algunos sectores logra expandirse.

La gran expectativa de una jornada calma estaba ayer en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito del país, donde se postula la expresidenta Cristina Fernández como precandidata a senadora. Fernández era favorita en esta demarcación, donde vota casi 40% del electorado de todo el país.

Una victoria clara sobre el candidato del oficialismo, Esteban Bullrich, se consideraba un resultado difícil de remontar para el Gobierno de cara a las elecciones definitivas de octubre.

La exmandataria, que vive en la provincia de Santa Cruz -2.500 kilómetros al sur de Buenos Aires-, no fue a votar ayer. A pesar de que es obligatorio, la ley exime de votar cuando se está a más de 500 kilómetros del domicilio y Cristina está en Buenos Aires. Igual participó de la jornada a través de las redes sociales con fotos junto a su nieto y un mensaje a los fiscales para que «cuiden el voto de cada ciudadano».

Consciente de que tiene tantos partidarios como detractores, Cristina hizo una campaña de bajo perfil. No dio entrevistas. Solo recorrió ciudades y localidades de la provincia para reunirse con los grupos más afectados por el ajuste de tarifas, la pérdida de poder de compra de salarios y pensiones, la quita de beneficios sociales como los medicamentos gratuitos para los mayores, o la pérdida de empleo en empresas pequeñas y medianas, afectadas por la competencia externa.

Error táctico

En la mayoría de las provincias, las primarias no tienen candidatos que compitan dentro de un mismo espacio político. Los partidos acordaron los cargos principales antes de afrontar las primarias. Por eso muchos creen que estos comicios serán una verdadera encuesta de cara a octubre. Los observadores sostienen que el oficialismo se equivocó al levantar el perfil de estas primarias creyendo que Cristina sería relegada por los votantes.

Ahora, con la expresidenta como favorita y rival de Macri, estos comicios han despertado una gran expectación. Fernández propone «frenar a Macri» que en veinte meses de gobierno ha dejado insatisfecha a la mayoría. Macri votó ayer y no pudo evitar referirse a su adversaria. «Pregúntenle a Cristina por qué no fue a votar», inquirió luego de ejercer su obligación en las urnas. El mandatario quebró casi la veda de la jornada electoral al pedir que el votante se exprese «a favor del cambio que estamos haciendo».

Si bien no es candidata, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, fue protagonista de la campaña allí donde se postula Cristina. Referente clave del espacio político de Cambiemos, la alianza oficialista, Vidal fue figura omnipresente. Ayer prometió que su Gobierno «va a seguir trabajando con humildad para corregir lo que nos falta», una manera de convencer a votantes que se sienten decepcionados con la gestión de Macri.

A ellos se refirió también el que llegaría tercero en la provincia, Sergio Massa. «Ejerzan su derecho aunque tengan desilusión y bronca (rabia)», les pidió ayer el candidato, confiado, incluso, en desplazar a Bullrich del segundo puesto -que le dan las encuestas- al tercero.

Fotos

Vídeos