El Papa Francisco receta reconciliación en Colombia

DARÍO MENOR

villavicencio (colombia). Jorge Mario Bergoglio consumó su empeño personal por que la paz se implante en Colombia con los dos actos que celebró ayer en Villavicencio, epicentro del medio siglo de conflicto con la guerrilla. En la misa que presidió primero ante 400.000 personas y en el encuentro por la reconciliación nacional con unas 6.000 víctimas que mantuvo más tarde, el Papa ofreció su receta para que el país latinoamericano pase página y convierta en permanente el ambiente de rechazo a la violencia que se vive hoy. 220.000 muertos y 8 millones de damnificados después, el ansia de paz de los colombianos ha encontrado en el Pontífice argentino su mejor altavoz para tratar de superar las dificultades intrínsecas del proceso.

«¡Basta una persona buena para que haya esperanza! ¡Y cada uno de nosotros puede ser esa persona! Esto no significa desconocer o disimular las diferencias y los conflictos. No es legitimar las injusticias personales o estructurales», dijo Francisco durante la misa, en la que señaló que «todo esfuerzo de paz sin un compromiso sincero de reconciliación será un fracaso».

Aunque los dos actos de ayer de Villavicencio tenían a las víctimas como protagonistas, no participó en ninguno de ellos el hombre que dice ser su mejor representante en el país, Álvaro Uribe. El exmandatario y actual líder de la oposición ha hecho del rechazo a los acuerdos del Gobierno con las FARC el principal argumento para tratar de que su partido vuelva al poder en las elecciones del año que viene. Por ello no quiso que se le viera junto a su gran rival, el presidente Juan Manuel Santos, ni ayer en Villavicencio ni tampoco el día anterior en Bogotá. A Uribe se le espera hoy en Medellín, próxima etapa de la gira de Francisco y nueva oportunidad para que sus llamamientos a favor de la reconciliación calen también entre la clase política colombiana, hoy terriblemente fracturada a cuenta del proceso de paz.

Carta de disculpa

En quien sí parecen haber tenido algún efecto las palabras del Papa es en el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias 'Timochenko', que envió una carta abierta a Bergoglio en la que se disculpa por los atropellos cometidos por la guerrilla. Reciclado hoy como el máximo dirigente del partido político impulsado por las FARC, 'Timochenko' reconoce sus errores y pide perdón «a todos los hombres y mujeres que de algún modo fueron víctimas de sus acciones».

Para Rodrigo Rivera, Alto Comisionado para la Paz, la carta de Londoño es «un paso más» en el camino para afianzar la paz.

Fotos

Vídeos