Pánico en México por un nuevo terremoto

Un deportivo aplastado ayer por la fachada de un edificio en Ciudad de México a consecuencia del fuerte terremoto registrado. :: A. E. / AFP/
Un deportivo aplastado ayer por la fachada de un edificio en Ciudad de México a consecuencia del fuerte terremoto registrado. :: A. E. / AFP

El seísmo, que coincidió con el 32 aniversario del que provocó 10.000 muertos en 1985, derrumbó casas y causó al menos 79 fallecidos

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

Millones de mexicanos habían participado a primeras horas de la mañana en el Distrito Federal en un simulacro para recordar el terremoto que en 1985 causó cerca de 10.000 muertes. Eran ajenos a que el destino dos horas después les obligaría a revivir la tragedia. A las 13:14 horas -siete horas más en España- la tierra comenzó a temblar por acción de un terremoto de 7,1 grados en la escala Richter. De inmediato cayeron edificios, muros, hasta los mármoles de la sólida sede del Senado. El pánico se extendió de inmediato, sobre todo cuando bajo los escombros se comenzaron a escuchar gritos.

Inicialmente, las autoridades no quisieron anunciar bajas personales, aunque sí anticiparon daños materiales muy cuantiosos en centenares de inmuebles. Sin embargo, pudieron ocultar durante poco tiempo la existencia de numerosas víctimas mortales, con un balance que a la hora de escribir esta información ya alcanzaba los 79 en la capital y en otros municipios del centro del país, en los estados de Morelos y Chiapas.

Las escuelas cerraron y el aeropuerto de la Ciudad de México suspendió sus operaciones por daños en las pistas de aterrizaje a consecuencia del movimiento telúrico que se localizó a siete kilómetros de Chiatla de Tapia, en el estado de Puebla, a 137 kilómetros de distancia de la capital y a unos 51 de profundidad.

El presidente, Enrique Peña Nieto, sobrevoló en helicóptero la ciudad para verificar desde el aire los daños después de que el terremoto lo viviera también en el aire, durante un viaje en avión a Oaxaca. Grabaciones tomadas por él mismo desde el aire mostraron una gran nube de polvo. Desde Twitter informó que había convocado al Comité Nacional de Emergencias para evaluar la situación y coordinar acciones. Por su parte, el ministro de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, escribió en la red social: «Les suplicamos salir de sus edificios, seguir indicaciones de protección civil».

Diez días después

Según los expertos, el movimiento telúrico se produjo por el rozamiento de dos placas, aunque fue de intensidad más baja que la del pasado día 7, que dejó un centenar de muertos en Oaxaca y Chiapas.

Con el nuevo seísmo prácticamente no quedó un barrio de Ciudad de México libre de los derrumbes. El área de Cuauthemoc, conocida porque ahí se encuentra la conocida 'Zona Rosa', en pleno centro y de gran actividad comercial, es de los más afectados.

Ricardo Monreal, alcalde de ese barrio, pidió declarar el estado de emergencia y acordonar la zona, así como facilitar el paso a los servicios de rescate. El funcionario detalló al menos una veintena de derrumbes. Cayeron emblemáticos edificios Art Decó y grandes almacenes.

También en colonias como La Roma, Condesa y Del Valle resultaron severamente afectadas. Edificaciones como la imponente catedral, la mayor de América Latina, acusaron una sacudida que recordó a la que la capital federal sufrió hace 32 años. Tras aquella terrible experiencia se adoptaron medidas preventivas en la construcción de las edificaciones nuevas, que, al parecer, han resultado fallidas.

El nuevo movimiento telúricoprovocó también cierres de suministro en el gas ante el riesgo de explosiones, traslados de huéspedes de hoteles a zonas más seguras y desalojo de hospitales.

Los primeros en empezar a retirar cascotes de los edificios colapsados fueron los propios vecinos ante la tardanza de los equipos de rescate en una ciudad donde viven alrededor de trece millones de personas, pero por la que a diario se mueven 24 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos