Panamá exigirá visados a los venezolanos a partir del 1 de octubre

M. L. DE GUEREÑO LA HABANA.

Menos de una semana después de que el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, prometiera al vicepresidente de EE UU, Mike Pence, adoptar «medidas que respalden el retorno al orden democrático de Venezuela y fortalezcan la seguridad interna», su Gobierno anunció ayer que a partir del 1 de octubre los venezolanos necesitarán un visado estampado en el pasaporte para entrar a Panamá. De inmediato, el canciller chavista Jorge Arreaza advirtió de que aplicarán el principio de reciprocidad a los visitantes istmeños. La oposición panameña criticó la decisión como «contradictoria e incomprensible».

Para obtener el visado es necesario presentar la solicitud, copia del pasaporte completo, copia de otra identificación, tres fotos, copia del itinerario del viaje, demostrar la solvencia económica no inferior a 500 dólares y reserva de hotel. Las personas de cualquier nacionalidad que dispongan ya de un documento expedido por EE UU, Australia, Canadá, Reino Unido o cualquiera de los Estados de la Unión Europea y haya entrado al menos una vez en Panamá, podrán volver a hacerlo sin más requisitos.

Los viajes a Venezuela se complican también porque en las últimas semanas han dejado de volar desde EE UU United Airlines (desde Houston) y Dynamic Airways (Ft. Lauderdale); Latam (desde Río de Janeiro, Santiago y Lima); Aeroméxico (de Ciudad de México); Lufthansa (Frankfurt, Alemania); Alitalia (Roma); Air Canada (desde Toronto), Aerolíneas Argentinas (Buenos Aires) y Avianca (Bogotá, Colombia).

La falta de conexiones complica los viajes aunque COPA, la línea de bandera panameña, mantiene sus tres frecuencias semanales. De todas formas, con la cancelación de vuelos, también de compañías pequeñas del país del canal, cada vez menos pasajeros vuelan hacia Caracas, pero hay más venezolanos que quieren salir del país petrolero.

Fotos

Vídeos