Opositores venezolanos denuncian la «ejecución» del expolicía Pérez

M. LÓPEZ DE GUEREÑO

El último video que el expolicía venezolano Óscar Pérez colgó en las redes sociales no coincide con la versión oficial de su muerte que da el Gobierno de Caracas. Con el rostro ensangrentado, mirando temeroso hacia arriba -donde sonaban disparos-, el uniformado que desde julio estaba en rebeldía y en paradero desconocido tras atacar -sin causar víctimas- edificios gubernamentales desde un helicóptero que sustrajo, aseguró que había civiles, que se querían entregar y que no se lo permitían.

Mientras duró el operativo para su captura, el lunes en la capital de Venezuela, colgó en Instagram 15 videos en los que acusaba a las autoridades de querer matarlos usando lanzagranadas. Ayer el ministro del Interior, Néstor Reverol confirmó que el uniformado y actor ocasional murió junto a cinco hombres y una mujer de su grupo rebelde. Líderes de la oposición como Antonio Ledezma, Henrique Capriles y la exfiscal Luisa Ortega, denunciaron al Ejecutivo de Nicolás Maduro por la operación policial, que calificaron de «genocidio», y exigieron responsabilidades por la «ejecución extrajudicial» de Pérez.

Según el ministro Reverol, el grupo era una «cédula terrorista» con planes macabros para causar daños y caos en el país. «Ante una agresión que pone en riesgo la vida se procedió a neutralizar al grupo agresor con el lamentable saldo de siete terroristas fallecidos», aseguró al defender a los comandos especiales que participaron en la denominada operación 'Gedeón'.

Un chivatazo

El ministro reveló que localizaron la vivienda al recibir datos de «algunos dirigentes políticos en el marco del diálogo por la paz», y de la información obtenida tras la transmisión de un programa de la CNN en español en el que participaron Óscar Pérez, de 36 años, y varios de sus compañeros. El chivatazo permitió a las autoridades acorralarlos en una casa a unos 25 kilómetros de Caracas. El operativo duró más de nueve horas y dejó un balance de nueve muertos, los siete rebeldes y dos miembros del Servicio de Inteligencia.

De madrugada, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, había adelantado que los seis detenidos del grupo de Pérez estaban «dando testimonio y contándolo todo». Además, echó leña al fuego al acusar a los expresidentes colombianos Álvaro Uribe y Andrés Pastrana de financiarlos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos