La oposición exhibe músculo en Venezuela

Miles de venezolanos salieron a la calle para participar en el simbólico acto electoral convocado por la oposición. :: reuters
Miles de venezolanos salieron a la calle para participar en el simbólico acto electoral convocado por la oposición. :: reuters

La consulta convocada por el antichavismo, durante la que hubo dos muertos a tiros, desafió al Gobierno

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

Tanto el oficialismo como la oposición se sintieron vencedores en la inusual jornada electoral celebrada ayer en Venezuela. «Abarrotado de personas» y «demasiado éxito», eran las frases más oídas en las filas del antichavismo para celebrar la participación masiva en la consulta popular contra Nicolás Maduro y su Constituyente, reflejada en largas colas desde primeras horas de la mañana. El Gobierno, por su parte, hablaba de «despliegue impresionante» y de «normalidad» nacional para resumir el simulacro electoral convocado ayer como anticipo de los comicios que se van a celebrar el próximo 30 de julio para constituir una nueva Asamblea Constituyente que permita modificar la Carta Marga y de paso sustituir a la actual Asamblea Nacional (AN), donde sus adversarios son mayoría.

El único incidente de gravedad del que se tuvo noticia fue el asesinato a tiros de dos personas, con otras cuatro más heridas, causado por varios hombres armados que dispararon a la población desde una moticicleta en un barrio del oeste de Caracas. Los portavoces opositores que difundieron la noticia atribuyeron el crimen a grupos paramilitares del chavismo.

Para llevar a cabo el plebiscito, el Parlamento se escudó en el artículo 71 que permite someter a referéndum asuntos de interés nacional a petición del presidente del Gobierno, de la AN -como es el caso-, o si lo pide más del 10 % del padrón electoral. De esta manera, la oposición desplegó por el país papelería y observadores nacionales e internacionales para que los venezolanos mayores de edad y extranjeros nacionalizados en el país caribeño, estuviesen inscritos o no en el censo electoral, pudiesen pronunciarse sobre las tres preguntas contra las medidas del Ejecutivo a las que esperan que respondan con un rotundo 'sí'.

Las más de 12.000 mesas repartidas por los 2.030 centros estuvieron abiertas desde las siete de la mañana hasta las cuatro de la tarde (seis horas menos en España), o mientras hubo gente en la cola. La oposición demostró ayer un gran poder de convocatoria al movilizar a cientos de miles de venezolanos a su cita con las urnas.

Freddy Guevara, primer vicepresidente del Parlamento, afirmó que «el país quiere decidir y no que decidan por él, que es lo que quieren hacer con el fraude constituyente. Hoy es una jornada histórica, orgullosos de ser venezolanos, los problemas que hemos tenido es que ha ido más gente en sitios que no se esperaba, el único problema que estamos teniendo es de demasiado éxito». Óscar Pérez, el inspector del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) que se rebeló contra Maduro y atacó el 27 de junio desde un helicóptero robado dos edificios oficiales, volvió a dejar la clandestinidad para pedir a sus paisanos que votasen tres veces 'sí' en el plebiscito y comentar que teme no solo por la vida de los venezolanos que mueren en las marchas sino también «en los hospitales por enfermedades y en las calles por hambre».

Para Gaby Arellano, la exlíder estudiantil y ahora diputada de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) por el Estado de Táchira, «hay un antes y un después del día de hoy. Se ha dado el primer paso para conquistar la libertad de todos los venezolanos». Arellano hizo un llamamiento «a la Fuerza Armada Nacional, a usted soldado que sabe que su esposa, su madre o su hija está hoy dando un 'sí' por la libertad de Venezuela. Los ojos del mundo están sobre nosotros, emociones, alegrías, esperanzas, tolerancia, soberanía es lo que reina hoy en Venezuela».

Convocatoria «ilegal»

Por su parte, el chavismo destacó por boca del jefe de la campaña para la Constituyente, Héctor Rodríguez, la normalidad del ensayo electoral celebrado ayer y las máquinas que lo registran. Comentó que «todos los Estados han tenido un despliegue extraordinario» y que no se registró problema alguno. Para desmarcarse de sus adversarios políticos, el cerebro de la campaña a favor de la Constituyente recordó que el 30 de julio los venezolanos «estaremos eligiendo entre la guarimba y la paz».

Jorge Rodríguez, con responsabilidad en el aparato oficialista, insistió en que la convocatoria opositora es «ilegal», intentando así restarle importancia a un resultado que podría ser comprometedor si, como estiman las encuestas, superan los 10 millones de votos. A juicio del vicepresidente de Venezuela, Tareck el Aissami, el ensayo electoral envía «un mensaje democrático del pueblo de Venezuela a quienes insisten en el terrorismo y la intervención extranjera».

Más

Fotos

Vídeos