Al menos 16 muertos durante un tiroteo en un centro de drogodependientes de México

Los sanitarios llevan a uno de los heridos en el centro de drogodependientes de Chihuahua. :: J. F. / efe

Los cuatro encapuchados que protagonizaron lo que parece un ajuste de cuentas entraron en el local disparando fusiles de asalto

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

La tranquilidad del centro de rehabilitación de drogodependientes 'Uniendo Familias Para Vivir Mejor' de Chihuahua, uno de los estados más violentos de México, terminó cuando el martes a las 9 de la noche -siete horas más en España- cuatro hombres encapuchados y armados con fusiles de asalto AR-15 irrumpieron en el local disparando a diestro y siniestro. Catorce personas, incluida una mujer que estaba de visita, murieron en el ataque, dos más en el hospital, y seis resultaron heridos graves.

El fiscal estatal, César Peniche, responsabilizó a los Aztecas de la matanza que calificó como «hecho cobarde» y, aunque la Policía adelantó que la confrontación podría estar relacionada con la venta de drogas al menudeo, precisó que «se vincula con otros hechos recientemente ocurridos en la confrontación entre pandillas por el control de la distribución de la droga en antros y calles».

Muchos vecinos llamaron alarmados a los teléfonos de emergencia e informaron después a la policía que los criminales huyeron en un sedán, Nissan Tsuru de color blanco. Cuando llegó la Policía se encontró una escena dantesca. Llamaron ambulancias y los sanitarios tuvieron que localizar a los heridos entre charcos de sangre y cadáveres. Después los policías escoltaron a las ambulancias hasta hospitales próximos.

LA CLAVE «Este hecho cobarde se vincula con otros similares en confrontaciones por la distribución de la droga»

Ayer, las huellas de sangre eran evidentes en la zona delimitada por los cordones de seguridad. En el momento del asalto en el centro había unas 25 personas entre internos y familiares, incluidos algunos menores, que participaban de una reunión.

Tras escuchar las detonaciones, decenas de patrullas de las policías local y estatal acordonaron la zona mientras otras salían en persecución de los delincuentes, que huyeron en un coche tipo sedán de color gris y a quienes vincularon al crimen organizado. En Chihuahua todavía opera el debilitado cártel de Juárez, nacido en Ciudad Juárez, su localidad más poblada y tristemente famosa por los miles de asesinatos de mujeres. Sus rivales históricos son los miembros del cártel de Sinaloa. Tras la escabechina, el general Ricardo Fernández Acosta, comandante de la Quinta Zona Militar, informó de la convocatoria a una reunión para revisar y reforzar las medidas de seguridad en la homónima capital del Estado -que comparte cientos de kilómetros de frontera con Estados Unidos- ante el incremento de los homicidios. El militar informó que en los últimos días se han desplegado unos 500 soldados para reforzar la estrategia de seguridad.

Segundo ataque al lugar

No es la primera vez que ese lugar es atacado. Hace tres años, en el lugar que se llamaba 'Unidos por un Nuevo Amanecer' fue acribillado su director Osvaldo Macías Gutiérrez, de 42 años. Entonces quedaron en el suelo once casquillos percutidos, calibre 7.62x39 milímetros. Ayer la Policía contó más de cien del calibre 223.

El más cruento ataque a locales similares ocurrió el 13 de junio del 2010 en 'Fe y Vida', donde atacantes mataron a 19 internos e hirieron a dos. Sin embargo, es demasiado larga la lista de atentados similares en la nación donde como cantaba José Alfredo Jiménez, en su canción 'Camino de Guanajuato', «la vida no vale nada».

Fotos

Vídeos