El 'caso Maldonado' rebaja el optimismo electoral de Macri

La polémica que ha suscitado la aparición del cadáver del indigenista compromete el triunfo que el presidente esperaba en los comicios

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Cerca de 33 millones de personas se movilizaron ayer en Argentina para votar en las primeras elecciones que afronta el Gobierno de Mauricio Macri. Fue una jornada sin incidentes graves pero empañada por el reciente hallazgo del cuerpo del joven Santiago Maldonado, desaparecido el 1 de agosto en un acto de represión policial. Rodeado por periodistas, Macri fue a votar y pidió «prudencia» respecto de la investigación de la muerte del muchacho, cuya autopsia fue realizada el viernes. «Dejemos trabajar a la Justicia, que ya comenzó a generar luz y verdad. En las próximas semanas terminaremos de saber qué pasó», dijo el mandatario argentino, que negó tener previsto pedir renuncias en su Gabinete.

La aparición del cuerpo de Maldonado el pasado martes impulsó a los candidatos a suspender los actos de cierre de campaña. Algunos inclusive dejaron de dar entrevistas, tanto en el oficialismo como en la oposición. El 'caso Maldonado', que caló hondo en la sociedad, fue acaparando la programación de los canales de noticias y desplazando los temas vinculados a la puja electoral.

Ayer un grupo de activistas con máscaras de Maldonado se presentó en la escuela en la que votaba la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que tras tener un alto protagonismo en el caso se llamó a silencio en la última semana. Sectores de la oposición pidieron la renuncia de la funcionaria, pero el Gobierno la respalda.

Fernández no se fía

En ese contexto, los votantes eligieron diputados nacionales en las 24 provincias del país para renovar la mitad de la Cámara y senadores nacionales en ocho provincias. Hubo además elección para cargos municipales.

Pero todas las miradas estuvieron en la contienda cerrada a la que se llega en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país. Allí la primera candidata a senadora por la oposición es la expresidenta Cristina Fernández que compite con el candidato del oficialismo, Esteban Bullrich. En las primarias de agosto, Fernández ganó por el 0,2% de diferencia. Macri y sus candidatos celebraron aquella noche una supuesta victoria que luego, con el escrutinio definitivo, se confirmó que no era tal.

Por eso, ayer la exmandataria montó un centro de cómputos propio que le permitirá supervisar el conteo, «habida cuenta de los inconvenientes, que son públicos y notorios, que ocurrieron en las primarias», según advirtió Fernández ayer. Los fiscales de su coalición, Unión Ciudadana, irán reportando los resultados de cada mesa para tener un recuento paralelo al oficial.

En las primarias de agosto, la suma de votos que obtuvo la alianza oficialista Cambiemos en todo el país alcanzó el 35,9%, un porcentaje menor al que había conseguido Macri en la segunda vuelta de la elección presidencial y similar al de la primera ronda. No obstante, el triunfo del Gobierno en la ciudad de Buenos Aires, en Córdoba y Mendoza -territorios muy populosos-, sumado a un resultado parejo en la provincia bonaerense -donde es fuerte Cristina- adelantaban un buen desempeño para Macri en las elecciones de ayer.

Fotos

Vídeos