Maduro 'calla' la voz de Colombia

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en su última rueda de prensa. :: Marco Bello/ reuters
/
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en su última rueda de prensa. :: Marco Bello/ reuters

El mandatario ordena suspender las emisiones en Venezuela de los canales del país vecino Caracol y RCN

MILAGROS L. DE GUEREÑO CORRESPONSAL LA HABANA

Si no gusta el mensaje lo mejor es matar al mensajero. O callarlo. Es lo que sucederá en Venezuela «por orden» de Nicolás Maduro con Canal Caracol y RCN, ambos canales colombianos. Ayer Conatel, la autoridad de telecomunicaciones, ordenó a las distribuidoras de cable sacarlos del aire siguiendo la estela que comenzó en 2007 y que en febrero pasado se aplicó a CNN en español por ser un «instrumento de la guerra» por un reportaje sobre la supuesta venta de visados y pasaportes venezolanos en su Embajada en Irak a presuntos terroristas. En abril fueron el canal de televisión del diario colombiano 'El Tiempo' y el argentino Todo Noticias.

Se zanja así la denuncia que el presidente de Venezuela realizaba esta semana sobre la «campaña terrible» de esos medios en la cobertura de las protestas antigubernamentales -que desde abril han dejado 125 muertos, 2.000 heridos y 5000 detenidos- y del caso de la ex fiscal general Luisa Ortega, que al refugiarse en Colombia ha creado graves tensiones bilaterales.

Ayer, Juan Roberto Vargas, director de noticias de Caracol, declaró a la emisora BLU radio su pesar por la decisión de sacarlos «de las dos cableoperadoras». Según Vargas, Noticias Caracol trabaja de «manera objetiva, veraz», siguiendo principios fundamentales de «ofrecer periodismo con contexto y escuchar todos los puntos de vista y eso sí que lo hemos intentado hacer en Venezuela». Su señal dejó de verse a medianoche. La de RCN aún entraba ayer al mediodía, con la amenaza de correr la misma suerte.

Desde 2013 han dejado de publicarse 22 periódicos por falta de papel

Este es el último aldabonazo a los medios de comunicación privados. El primero en quedarse sin licencia fue el canal nacional de señal abierta RTVC en 2007, caso condenado en 2015 como una «grave violación de los derechos humanos» por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Ofensiva contra la prensa

En 2014, Maduro eliminó a NTN24 argumentando que era «una televisión que pretendió ser la competencia de Telesur, pretendió transmitir la zozobra de un golpe de Estado (...) Voy a defender la tranquilidad de Venezuela». También cuestionó a la agencia francesa AFP y a otras «cadenas que por allí las utilizan para hacerle daño a la verdad de Venezuela».

Desde que el presidente llegó al poder en 2013, han dejado de publicarse 22 periódicos por la falta de papel, cuya importación controla el Gobierno; 34 emisoras de radio perdieron la licencia, y unos 25 medios cambiaron de dueños, algunos cercanos al chavismo. Según la ONG Ipys, en cuatro años ha habido cerca de 3.000 casos de violaciones de la libertad de prensa y durante la gestión chavista 60 medios han dejado de circular en Venezuela. Internet y las redes sociales, aún fuera del control gubernamental, suplen a los medios. Pero Maduro anunció que los meterá en cintura con su ley contra el odio. La aprobará la chavista Asamblea Nacional Constituyente.

Más

Fotos

Vídeos