Lucha contra el reloj para encontrar el 'ARA-San Juan'

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

A contra reloj por temor a que se acabe el oxígeno dentro de la nave, una flota multinacional de aviones y buques intensificó ayer la búsqueda del submarino argentino 'ARA-San Juan', desaparecido desde hace ya siete días en el mar Argentino con 44 tripulantes a bordo. Las mejores condiciones meteorológicas permitieron incrementar el rastreo, en el que intervienen diez países que se turnan para cubrir las 24 horas. El portavoz de la Armada, Enrique Balbi, explicó ayer que se realizó «un despliegue de medios de todo tipo» porque «esta fase es crítica». Balbi admitió que el peor de los escenarios es que la nave esté sumergida por una avería y que no tenga forma de ascender. «Si no puede salir a superficie, ahí se pasa a la fase de siniestro más perjudicial», admitió. «Otros países han hecho ejercicios y se calcula una supervivencia de siete días», dijo, que es lo que dura el oxígeno.

El 'ARA-San Juan', que patrullaba la zona económica exclusiva del Mar Argentino, había zarpado el lunes de la semana pasada de la base naval de Ushuaia, en la austral provincia de Tierra del Fuego, y debía llegar a la base naval de Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, seis días después, el domingo 19. Pero el miércoles 15 se comunicó con tierra por última vez y desde entonces está perdido.

Los familiares se habían aferrado a una esperanza cuando se detectaron siete intentos de llamada por satélite, pero se descartó que provinieran del submarino. También fueron desechadas pistas como ruidos, o el hallazgo de un bote salvavidas vacío o de unas bengalas, que no eran del color de las que usan los submarinos. «Hay gran desazón», admitió un psicólogo de la Armada que atiende a los familiares en la Base de Mar del Plata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos