Legisladores de EE UU censuran en La Habana la marcha atrás hacia Cuba

M. L. DE GUEREÑO LA HABANA.

La visita de cinco días a La Habana de una delegación de legisladores demócratas estadounidenses concluyó ayer con una rueda de prensa en la que calificaron de «error» de Donald Trump sacar al personal diplomático de la Embajada en Cuba dando marcha atrás a los avances desde 2014 y criticaron la «política estúpida» -el mantenimiento del embargo- hacia el Gobierno cubano. Sobre su encuentro con Raúl Castro fueron muy discretos. «No voy a decir lo que dijo sobre la transición», precisó el senador Patrick Leahy, presidente de la delegación. «Quién quiera que sea presidente en Cuba cometerá un error si piensa que debemos mantener tensiones entre nuestros países. Tenemos que regresar al diálogo que teníamos entre Obama y Castro», indicó Leahy.

Los senadores Ron Wyden y Gary Peters y los congresistas James McGovern y Susan Davis defendieron la normalización como camino para el bienestar de ambos pueblos, minimizaron el peligro de los supuestos «ataques» contra funcionarios y sus familias y consideraron que ambos países deben seguir cooperando. Según Leahy, que la isla es un lugar seguro viajó con su esposa y una nieta de 13 años, «la reversión de las políticas que negociaron los presidentes Obama y Raúl Castro no ayuda ni a EE UU ni a Cuba».

En La Habana, la delegación mantuvo una intensa agenda que incluyó intercambios con funcionarios cubanos y de otros gobiernos y representantes del «emergente sector privado». Con todos trataron del próximo cambio presidencial y del impacto de la retirada del personal diplomático y consular estadounidense.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos