Kuczynski niega sobornos ante su previsible destitución

R. C. LI MA.

El Congreso de Perú debatía ayer la moción para destituir al presidente Pedro Pablo Kuczynski, después de que este defendiese su gestión y pidiera no ser destituido para evitar perjudicar al país. «El daño no me lo harán a mí, se lo harán al Perú», señaló el mandatario de centroderecha al cerrar su intervención, tras la exposición de su abogado, Alberto Morea. «Está en sus manos salvar la democracia o hundirla por mucho tiempo», afirmó Kuczynski, agregando: «Soy un hombre honesto, jamás he recibido un soborno, una coima o una prebenda. Ni mi empresa ni yo hemos establecido contratos con el Estado. Jamás incurrí en conflicto de intereses».

Tras dos horas y veinte minutos de exposición del presidente y su abogado, ambos se retiraron del Congreso, y los 109 legisladores presentes, de un total de 130, iniciaron el debate previo a la votación para destituir a Kuczynski, a cuyo fin son necesarios 87 votos en el Congreso unicameral.

Dominado por la oposición fujimorista, el Congreso busca destituir a Kuczynski por «permanente incapacidad moral», días después de que Odebrecht revelara que pagó casi cinco millones de dólares a firmas ligadas al presidente. «Vengo a demostrar mi inocencia porque al parecer a eso es lo que se me obliga. Muchos han presentado su posición sin escucharme», adujo Kuczynski.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos