El jefe de Odebrecht en Venezuela admite pagos a la campaña de Maduro

Euzenando Prazeres de Azevedo habla en un vídeo de la contribución de Odebrecht a la campaña de Maduro. :: e. c./
Euzenando Prazeres de Azevedo habla en un vídeo de la contribución de Odebrecht a la campaña de Maduro. :: e. c.

La confesión forma parte de un vídeo difundido por la exfiscal Ortega, quien se dispone a denunciar al chavismo en el Tribunal de La Haya

A. G. BOGOTÁ.

La exfiscal de Venezuela, Luisa Ortega, reactivó ayer su guerra contra el presidente Nicolás Maduro, al que relacionó con presuntos pagos por parte de la empresa Odebrecht, la constructora con base en Brasil que ha regado dólares por los despachos de los grandes poderes en varios países latinoamericanos a cambio de licencias y proyectos.

Euzenando Prazeres de Azevedo, quien fue presidente de Odebrecht en Venezuela, aseguró haber entregado 50 millones de dólares (42,2 millones de euros) a la campaña de Maduro, según un vídeo difundido el jueves por Ortega en su cuenta de Twitter. Prazeres de Azevedo relata que acordó la entrega del dinero con Américo Mata, un exfuncionario del Gobierno venezolano al que identificó como representante de Maduro, y quien, aseguró, le pidió «ayuda para la campaña» del actual presidente de ese país. «Él pidió una suma grande para la época, nosotros teníamos una operación muy grande en Venezuela. Yo acordé y acepté pagarle a él 50 millones de dólares», apuntó el empresario.

LA CIFRA

El Gobierno venezolano ha comenzado a tramitar una alerta roja de Interpol para la captura de Prazeres de Azevedo y otra contra el exdiputado Germán Ferrer, esposo de Luisa Ortega, según avanzó el actual fiscal general, Tarek Saab. El chavismo considera a Ferrer relacionado con una supuesta red de extorsión que habría operado en el Ministerio Público (MP).

Violencia política

El titular de la Fiscalía aseguró además que existió una relación «directa» y «concreta» entre tres fiscales del Ministerio Público (MP), la empresa brasileña Odebrecht y el bufete que asistía a la compañía, Parra Saluzzo -cuyo titular, José Parra Saluzzo, se encuentra preso-, en hechos de corrupción.

Ortega, destituida por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de su país, llegó el pasado 18 de agosto acompañada por su esposo a Bogotá donde permanece «bajo protección» del Gobierno, según confirmó entonces el presidente colombiano, Juan Manuel Santos. Desde allí teje una ofensiva contra el chavismo apoyada por un equipo jurídico que ya «ha suministrado pruebas sobre corrupción a las autoridades de Estados Unidos» que comprometen, según la exfiscal, a varios altos cargos de la Administración del presidente de Nicolás Maduro.

«Los directores y fiscales contra la corrupción de Venezuela que están conmigo se han estado reuniendo con fiscales de Estados Unidos y con otras autoridades para intercambiar información», explicó ayer Luisa Ortega, que también afirmó que les ha aportado varias «evidencias que comprometen a altos funcionarios del Gobierno».

Además, la exfiscal anunció que tiene listo un expediente que presentará ante la Corte Penal Internacional para denunciar al Estado venezolano por violaciones de los derechos humanos. «Ya tengo el escrito listo para presentarlo ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) por violación a los Derechos Humanos en Venezuela», aseguró tras reunirse en Ginebra con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein. El expediente preparado por Ortega cubrirá un periodo «de cuatro o cinco años», incluida la violencia política de los últimos meses, indicó.

millones de dólares (42,2 millones de euros) es la cantidad que la constructora brasileña Odebrecht habría pagado en 2013 a la campaña de Nicolás Maduro para las presidenciales, según declara Euzenando Prazeres de Azevedo, que dirigió la filial venezolana de la empresa.

Más

Fotos

Vídeos