La filial de Oxfam en España se desvincula del escándalo de Haití

La Policía detiene al exministro guatemalteco de Finanzas y presidente de Oxfam Internacional, Juan Alberto Fuentes. :: Esteban Biba / Efe/
La Policía detiene al exministro guatemalteco de Finanzas y presidente de Oxfam Internacional, Juan Alberto Fuentes. :: Esteban Biba / Efe

La Secretaría de Estado de Cooperación expresa su apoyo a la ONG, que recibe un aluvión de llamadas de socios que quieren dejar de colaborar «Ningún miembro de nuestro equipo estuvo implicado», asegura José María Vera, director de la entidad española

J. L. ALVAREZ MADRID.

El director general de Oxfam Intermón, la filial española Oxfam Internacional, José María Vera, expresó en una carta dirigida a los socios de la ONG su «profundo malestar» por el escándalo protagonizado por miembros británicos de la organización que participaban en las labores de ayuda tras el terremoto de Haití, en 2011, y que pagaron a prostitutas, alguna menor de edad, con dinero destinado a atender aquella situación de emergencia. José María Vera, que insiste en que el asunto de Haití fue investigado y los protagonistas apartados de la ONG, subraya que en el escándalo no estuvo implicado ningún miembro de Oxfam Intermón España, dado que en aquel momento trabajaban «con una línea de gerencia diferenciada y no implicó a nuestro equipo». «En ningún caso se produjo fraude económico y en absoluto esto tiene impacto en la gestión de las donaciones recibidas para la emergencia», asevera.

En la misiva, el máximo responsable de Oxfam en España destaca que para atajar este tipo de escándalos, la organización se ha dotado de protocolos de «prevención y detección ante el acoso y abuso sexual», y de esta manera «garantizar que no se vuelvan a producir casos parecidos», los cuales tacha de «totalmente inadmisibles». La carta de José María Vera se dirige a los socios y personas que colaboran con la ONG para que acudan a la misma y soliciten toda la información y explicaciones que crean pertinentes. En este sentido, según explicó ayer a Efe el director de Intermón en Cataluña, Francesc Mateu, «nos han llamado socios que aseguran que no quieren colaborar con una ONG que puede tener personas tan contrarias a la misión de la propia organización». «Es legítimo y están en su derecho», afirma, porque reconoce que «cuesta interpretar» y «no es agradable» haber tenido «compañeros con esos comportamientos».

Desde la Secretaría de Estado de Cooperación, su responsable, Fernando García Casas, expresó su apoyo a la ONG, con la que el Gobierno mantiene una estrecha colaboración. «El daño de unos abusadores no debe empañar una trayectoria honesta y eficaz. ¡Seguiré siendo socio!», afirma García Casas en Twitter.

Desde Haití, el presidente del país, Jovenel Moïse, denunció ayer el escándalo sexual en el que estuvieron involucrados los miembros de Oxfam. Los representantes de la ONG en Haití han sido convocados mañana por el Ministerio de Planificación y Cooperación externa para dar explicaciones. «Lo que pasó con Oxfam en Haití es una violación extremadamente grave a la dignidad humana», tuiteó Moïse. «No hay nada más indigno y deshonesto que un depredador sexual que utiliza su posición en el marco de la respuesta humanitaria a una catástrofe natural para explotar a las personas necesitadas en sus momentos de gran vulnerabilidad», añadió.

Además, la ONG sufrió ayer otro revés con el ingreso en prisión del presidente de Oxfam Internacional, Juan Alberto Fuentes Knight. Sin embargo, los cargos que se le imputan no tienen nada que ver con su trabajo en la ONG, donde entró en 2015, sino por su presunta participación en un caso de corrupción cuando desempeñó el cargo de ministro de Finanzas de Guatemala, entre 2009 y 2012. En las pesquisas abiertas por la puesta en marcha de un sistema de transporte en Guatemala también fue detenido el expresidente del país Álvaro Colom.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos