Las FARC mantienen sus siglas pero una rosa sustituye a los rifles en el emblema

M. L. DE GUEREÑO LA HABANA.

La mayoría de los ahora exguerrilleros no han querido cambiar una sigla que los ha identificado durante más de 53 años alzados en armas. Por eso votaron a favor mantener el acrónimo FARC. Como la ley prohíbe que la palabra Colombia aparezca en el nombre de un partido, los 1.200 delegados al congreso fundacional del nuevo partido colombiano, que concluyó ayer, votaron a favor de que la organización con la que harán política sin armas se llame Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. También eligieron una nueva bandera. Sobre fondo blanco, una rosa roja y las letras en verde esmeralda, el color de la esperanza, sustituyen a los rifles sobre el mapa colobiano del viejo escudo.

Como parte de los nuevos tiempos, las FARC, ya como nuevo partido político, han solicitado formalmente a la Conferencia Episcopal mantener una entrevista con el Papa Francisco durante la próxima visita de este a Colombia. En el último día del congreso fundacional, Carlos Antonio Lozada, uno de sus dirigentes, aseguró que la reunión con el jefe de la Iglesia católica es necesaria porque «de aquí en adelante comienza la etapa más dura de este proceso, que es cerrar las heridas y construir la reconciliación, y las palabras, oraciones, y lo que pueda hacer el santo padre podrá ayudarnos a cerrar definitivamente las heridas de la nación».

Para 'Pablo Catatumbo', cuyo nombre real es Jorge Torres Victoria, ha propuesto reunirse con el expresidente Álvaro Uribe, principal opositor del Acuerdo de Paz firmado a fines del año pasado con el Gobierno de Juan Manuel Santos tras más de cuatro de negociación. «Los tiempos de la guerra y del odio tenemos que dejarlos atrás. Nos han hecho mucho daño a los colombianos. Ese diálogo estamos dispuestos a hacerlo con todo el mundo», enfatizó.

Viaje papal

Por otra parte, el papa Francisco escuchará los testimonios de víctimas de la violencia en Colombia durante su visita la próxima semana, pero no tiene programadas reuniones con representantes de las guerrillas ni de la oposición política. «Es un viaje pastoral para anunciar el Evangelio», explicó ayer el estadounidense Greg Burke, portavoz del Vaticano. Los líderes de las FARC no han escondido su deseo de reunirse con el pontífice, lo que por ahora está descartado. «No está previsto que ese partido esté presente en los actos oficiales», aseguró el portavoz del Vaticano.

Fotos

Vídeos