Cristina Fernández pierde pero dará la batalla en el Senado

M. VALENTE BUENOS AIRES.

Acostumbrada a rutilantes triunfos electorales, la expresidenta Cristina Fernández debió lidiar el domingo con la derrota en las elecciones legislativas que se celebraron en la provincia de Buenos Aires, donde se presentaba como primera candidata al Senado nacional. Sin embargo, aunque la victoria fue para su rival, Esteban Bullrich, el segundo puesto le otorga un lugar en la Cámara alta.

Cerca de la medianoche -cuando ya era imposible reducir la brecha con Bullrich- Fernández salió a saludar a sus simpatizantes y destacó que Unión Ciudadana -que es la nueva coalición que formó para estos comicios- «tuvo más votos que en las primarias» de agosto, mientras que el resto de las alternativas de oposición «no resistieron el avance del oficialismo».

«Sólo Unión Ciudadana ha crecido y emerge como la oposición más firme a este Gobierno», celebró Fernández, aludiendo -sin nombrarlos- a sus exministros y hoy rivales en la provincia Sergio Massa y Florencio Randazzo, que vieron menguados sus apoyos.

Para Cristina Fernández, en otras provincias donde hubo «un liderazgo firme y claro» de la oposición, también se creció. Se refirió así al triunfo del senador Adolfo Rodríguez Saa en la provincia de San Luis. Rodríguez, aliado de Fernández, había perdido por casi 20 puntos en las primarias frente a un candidato de Macri, pero se recuperó con creces el domingo y se quedó con el primer lugar. «Argentina eligió el modelo de oposición que quiere», interpretó Cristina Fernández, y llamó a «ampliar la base de crecimiento» de Unidad Ciudadana

La expresidenta, a la que sus adversarios consideran ya acabada políticamente, dijo que la fuerza que creó para las primarias «ha venido para quedarse» y según ella «será la base, y no la totalidad, de la alternativa a este gobierno».

Fotos

Vídeos