La ANC certificará la 'buena conducta'

Un grupo de personas participa en una manifestación contra la destitución de varios alcaldes, ayer en las calles de Caracas. :: M. Gutiérrez / efe

El régimen venezolano se saca otro as de la manga para limpiar de rivales la próxima contienda electoral

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

El chavismo, supuestamente listo para dialogar, no lo está poniendo nada fácil a la oposición. Después de que el sector más moderado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció su decisión de participar en los comicios regionales de diciembre pese a su denuncia del fraude en la consulta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, el 'número dos' del régimen, se ha sacado de la manga un molesto as. La ANC deberá certificar la 'buena conducta' de quien quiera presentarse a las elecciones. «Un certificado que diga que usted nunca llamó a quemar Venezuela», expresó el poderoso dirigente chapista -expresidente del Parlamento y hoy miembro de la ANC- en su programa semanal de televisión, 'Con el mazo dando'.

«Si usted cree, señor amargado, que ahora se va a inscribir después de mandar a quemar Venezuela o irse por el mundo diciendo que va a invadir Venezuela, usted rodó, papá», advirtió.

No contento con eso, el beligerante constituyente pareció disfrutar de la manera en que la oposición definió a la nueva ANC, como la maniobra de Maduro para establecer una «dictadura comunista», y advirtió que la Constituyente nació como un «suprapoder» que durará dos años. Agregó que al ser «soberanísima» puede extender ese lapso a «cuatro, cinco o seis años».

LAS COSAS CLARAS«Si usted cree, señor amargado, que se va a inscribir después de llamar a quemar el país, usted rodó, papá»

Con tales truenos la participación política opositora será casi un milagro y una opción con la que no podrán contar los alcaldes de Chacao, Ramón Muchacho, y El Hatillo, David Smolansky. Ambos regidores de los municipios del este de Caracas recibieron la misma sanción del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) con un día de diferencia: condena de 15 meses de prisión e inhabilitación para ejercer cargos públicos. Su delito fue no haber actuado para impedir las manifestaciones y las barricadas. Sus vecinos aseguran que, aunque ellos no estén al frente, continuarán los planes de servicios del municipio. Pero Smolansky convocó a manifestarse ayer contra la condena. Durante la madrugada, al jurar como sustituto de Muchacho, Gustavo Duque afirmó que «seguiremos luchando para tener un mejor país, y lo haremos de manera pacífica».

En este el último mes sido cinco los alcaldes destituidos y condenados a año y tres meses de cárcel. A Smolansky y Muchacho les precedieron los ediles Gustavo Marcano, de Lechería (Estado de Anzoátegui), Alfredo Ramos de Iribarren (Lara) y Carlos García de Mérida (Mérida).

Ofensiva 'diplomática'

Paralelamente al barrido de la competencia, el Gobierno de Nicolás Maduro se reunió con los embajadores y encargados de negocios de once de los doce países que en Lima negaron validez a la Constituyente. El flamante canciller venezolano, Jorge Arreaza, se encargó de la misión de explicar a los diplomáticos de Chile, Panamá, México, Guatemala, Argentina, Costa Rica, Perú, Canadá, Brasil, Colombia y Paraguay las razones del rechazo venezolano a las «injerencias» internacionales y a las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos a otros ocho chavistas de pro. «No tiene autoridad ningún gobierno del mundo para condenar, para señalar a nadie.

Venezuela no puede ser sancionada por nada ni por nadie. No reconocemos ningún tipo de sanción», enfatizó.

Fotos

Vídeos