«El candidato es Lula. No hay plan B»

Lula no puede evitar emocionarse en la reunión que mantuvo con compañeros de partido. :: Leonardo Benassatto / REUTERS
/
Lula no puede evitar emocionarse en la reunión que mantuvo con compañeros de partido. :: Leonardo Benassatto / REUTERS

El Partido de los Trabajadores desoye la sentencia contra al expresidente brasileño y decide mantener su candidatura para octubre

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

A pesar de la condena en segunda instancia recibida ayer y de otras amenazas judiciales aún en trámite, el expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva fue confirmado ayer como precandidato a las presidenciales de octubre por el directorio nacional del Partido de los Trabajadores (PT). «No tenemos un plan B», desafió la senadora Gleisi Hoffmann, líder del partido izquierdista. Lula aceptó el reto: «Vamos a batallar hasta el final», anunció en medio de aplausos.

El acto se realizó en Sao Paulo, en la sede de la Central Única de Trabajadores (CUT). Estuvieron Lula, Hoffmann, la expresidenta Dilma Rousseff, gobernadores, legisladores, abogados, dirigentes sociales y sindicales, que aclamaron la candidatura. Algunos, sin embargo, se manifestaron escépticos sobre una respuesta positiva de las instancias judiciales y prometieron impedir el arresto de su líder, que podría producirse en los próximos meses.

Favorito para las presidenciales, Lula afronta varias causas judiciales pendientes. Ayer fue condenado por el Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre en un polémico proceso de corrupción pasiva y blanqueo de dinero en el que no se exhibieron pruebas materiales de los delitos. Le adjudican a Lula una propiedad que habría recibido como soborno aunque el inmueble no está a su nombre.

LA CLAVE Una ley aprobada durante su mandato impide presentarse a condenados en segunda instancia

Por unanimidad, tres jueces ratificaron la sentencia de primera instancia y ampliaron de nueve años y medio a doce años y un mes la pena de prisión.

El fallo, más duro de lo previsto, traba la carrera electoral de Lula porque la ley sostiene que los condenados en segunda instancia no pueden ser candidatos a cargos electivos. Aún así, Hoffmann, que calificó el juicio como «una farsa jurídica», advirtió de que el PT no tiene alternativa. «El candidato para las elecciones de 2018 es Lula. No hay Plan B», remarcó la dirigente del PT, quien desmintió versiones periodísticas que señalaron como posibles reemplazantes al exalcalde de Sao Paulo y hoy coordinador de la campaña de Lula, Fernando Haddad, o al exgobernador de Bahía, Jacques Wagner. Ambos estuvieron presentes en la reunión de ayer, pero Hoffmann sostuvo que esos rumores solo intentan debilitar la candidatura de Lula.

El expresidente de 72 años aceptó el desafío. «Lo que ofrezco a todos es mi inocencia. No quiero ser candidato para protegerme. Mi protección es mi inocencia y si fuera candidato sería para gobernar», remarcó. Lula manifestó también que no puede permitir «que cualquier canalla» lo llame «ladrón». Dijo que pertenece a «una generación en la que la honra vale mucho» y reiteró su reclamación a los jueces para que muestren pruebas de los delitos que le atribuyen. Finalmente, subrayó que la postulación «solo tendrá sentido si se pone al pueblo brasileño en movimiento».

Al respecto, Haddad precisó que en febrero comenzará una serie de «caravanas temáticas» sobre Lula en las distintas regiones del país. También habrá contactos virtuales con el candidato y seminarios. «Tengo la certeza de que vamos a presentar el mejor plan de gobierno», aseguró.

Confianza en la victoria

Por su parte, Dilma Rousseff, destituida por un juicio político, se manifestó confiada en que alcanzarán la victoria. «Si sobrevivimos a la destrucción de mi mandato es porque luchamos», exhortó. Para ella, la radicalización de la ofensiva judicial contra Lula «es propia de los golpes, que antes de acabar se radicalizan». Y sobre la ley sancionada a instancias de Lula en 2010 que prohíbe ser candidato con la condena de segunda instancia, señaló que el PT «no tiene la culpa» de que las armas creadas para combatir la corrupción se usen para destruir al adversario.

Entre los dirigentes sociales, Joao Stédile, líder del Movimiento de los Sin Tierra, aclaró que «Lula es el candidato de los trabajadores». «Es el pueblo el que lo eligió», subrayó Stédile y aseguró que los movimientos populares «no aceptaremos de ninguna manera que vaya preso».

Los abogados de Lula anticiparon que esperarán conocer el fallo del tribunal para decidir qué acciones tomarán. Puede haber alguna solicitud de revisión puntual, pero es impensado un cambio drástico porque la sentencia fue por unanimidad. La esperanza está en el recurso que puedan presentar ante instancias superiores en una carrera contra el tiempo. Mientras, pedirán que se suspenda la ejecución de la pena y las limitaciones para registrarse como candidato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos