Diario Sur

Multitudinaria manifestación en Buenos Aires contra la política de ajustes de Macri

Miles de argentinos participan en la concentración en la plaza del Congreso de Buenos Aires. :: David Fernández / Efe
Miles de argentinos participan en la concentración en la plaza del Congreso de Buenos Aires. :: David Fernández / Efe

El Gobierno de Mauricio Macri, a punto de cumplir un año en ejercicio, reconoció ayer que fue «importante» la concentración convocada el viernes por la CGT y los movimientos sociales para exigir que se declare la emergencia social por el impacto de las medidas de ajuste. La movilización se realizó en la plaza de los Dos Congresos de Buenos Aires -frente a la sede del Parlamento- a fin de presionar para que se apruebe una iniciativa que prevé la creación de un millón de empleos en obras públicas y mejoras en los ingresos de las familias más pobres.

Según los organizadores, la manifestación convocó a 200.000 personas. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, admitió su carácter multitudinario, pero reiteró el rechazo del Gobierno a la propuesta legislativa, que, a su juicio, «es poco clara, incompleta y no muy seria».

El acto contó con la adhesión de todo el arco político opositor. No obstante, los oradores fueron solo sindicalistas y líderes sociales. «El ajuste está tocando a la puerta de nuestros hogares», advirtió uno de los tres secretarios generales de la CGT unificada, Juan Carlos Schmid. «Se terminó el tiempo de espera, queremos respuestas ya», desafió otro de los sindicalistas, Carlos Acuña. Los dirigentes rechazaron los argumentos sobre la falta de fondos para el financiamiento, ya que en estos meses hubo rebajas impositivas y condonación de deudas privadas.

La iniciativa que declara la emergencia social ya fue sancionada en el Senado y la próxima semana podría tratarse en la Cámara de Diputados. El líder sindical Daniel Menéndez advirtió de que un eventual veto presidencial aumentará el conflicto social. «Pasaremos la Navidad en la calle», alertó.