Diario Sur

Mueren dos guerrilleros de las FARC abatidos por el Ejército a pesar de la tregua vigente

Humberto de la Calle, líder negociador del Gobierno colombiano en el proceso de paz con las FARC.
Humberto de la Calle, líder negociador del Gobierno colombiano en el proceso de paz con las FARC. / Yamil Lage (Afp)
  • El jefe del equipo negociador del Gobierno en el proceso de paz, Humberto de la Calle, ha asegurado que los fallecidos "estaban bastante alejados de la zona de preagrupamiento"

Dos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han muerto este miércoles abatidos por el Ejército en el departamento de Bolívar, a pesar de la tregua vigente, según ha informado el jefe del equipo negociador del Gobierno en el proceso de paz, Humberto de la Calle.

De la Calle ha explicado en una entrevista concedida a Caracol Televisión que los militares atacaron a los guerrilleros porque "estaban bastante alejados de la zona de preagrupamiento" de las FARC y "había una operación delincuencial".

En cambio, según el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, "iban de camino a la zona de preagrupamiento". "Ahí hay una discrepancia de narrativas", ha admitido De la Calle, que ha hablado personalmente con su homólogo en la guerrilla.

El Ejército, por su parte, ha emitido un comunicado en el que explica que habitantes de la zona les avisaron de la presencia de un grupo de guerrilleros, que en un principio creyeron que pertenecían al Ejército de Liberación Nacional (ELN), inmersos en "actividades ilícitas".

"Las primeras informaciones indicaban que estos sujetos se dedicaban al chantaje y cobro de extorsiones a ganaderos, mineros, transportadores, comerciantes, so pena de atentar contra sus vidas, y se dedicaban al manejo de la minería ilegal en Mina Golfo", ha detallado.

Los militares se trasladaron hasta el lugar, a 68 kilómetros de la zona de preagrupamiento acordada por el Gobierno y las FARC, "donde se produjeron combates". Dos guerrilleros murieron y un tercero se entregó y confesó que formaban parte del Frente 37 de las FARC.

El Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto (CERAC) ha indicado que se trata de la primera violación de la tregua. "El último combate entre el Ejército y las FARC ocurrió el 8 de julio en La Uribe (Meta)", ha concretado.

Sin "demoras"

Para De la Calle "no importa" cómo transcurrieran los hechos, sino "la lección": que el alto el fuego bilateral en vigor desde el pasado 29 de agosto y hasta el próximo 31 de diciembre "es frágil", por lo que no caben "demoras" en la implementación del acuerdo de paz.

El 2 de octubre los colombianos rechazaron en un plebiscito el acuerdo firmado por el Gobierno y las FARC, lo que obligó a las partes a volver a la mesa de negociaciones para ajustar lo pactado con las propuestas de la campaña del 'no'.

Este fin de semana las delegaciones del Ejecutivo y la guerrilla alumbraron un nuevo documento que recoge modificaciones en temas de justicia transicional, participación política, propiedad privada y drogas, y que las partes consideran "definitivo".

Sin embargo, representantes del 'no' han rechazado la última versión de los textos de La Habana porque "no se hicieron muchos de los cambios sustantivos que se solicitaron y fueron determinantes para que el acuerdo inicial fuera rechazado por la mayoría de los colombianos en las urnas".