Diario Sur

La Policía brasileña sospecha que Lula recibió 2,3 millones de euros en sobornos

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.
El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. / Marcos Brindicci (Reuters)
  • La defensa del expresidente considera que la investigación no ha presentado ninguna prueba contra el exjefe de Estado y que todas las acusaciones se basan en "convicciones" de los investigadores

La Policía Federal de Brasil sospecha que el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva recibió 8 millones de reales (2,3 millones de euros) en sobornos de una de las empresas investigadas en los desvíos de la petrolera Petrobras, según la estatal Agencia Brasil.

La Policía cree que el empresario Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora Odebrecht y encarcelado en el marco de la operación Lava Jato que investiga la corrupción en Petrobras, utilizó los sobrenombres de "amigo", amigo de mi padre" y "amigo de EO (Emílio Odebrecht, padre del empresario)" para referirse al expresidente en documentos encontrados durante la investigación.

En el informe que elaboró para justificar una denuncia penal contra el exministro Antônio Palocci -enviado hoy al juez del Lava Jato- la Policía sostiene que la investigación de los documentos revela el pago de 8 millones de reales a una cuenta que correspondía al sobrenombre de "amigo" y que existe ""respaldo probatorio y coherencia en la investigación de que el término se refiere a Lula".

"Luiz Inácio Lula da Silva era conocido por los alias de "amigo de mi padre" y "amigo de EO" por Marcelo Odebrecht y también por "amigo de su padre" y "amigo de EO" cuando eran utilizados por interlocutores en conversaciones con Marcello Odebrecht", señala el informe de la Policía Federal, citado por la agencia oficial.

La defensa del expresidente Lula considera que la investigación de Lava Jato no ha presentado ninguna prueba contra el exjefe de Estado y que todas las acusaciones se basan en "convicciones" de los investigadores.

"La Lava Jato no presentó ninguna prueba que pueda sustentar las acusaciones formuladas contra el expresidente Lula. Son, por tanto sin excepción, acusaciones frívolas y responden a la manipulación de las leyes y de los procedimientos jurídicos para fines de persecución política", según el comunicado divulgado por los abogados del exmandatario.

La Justicia brasileña ha abierto hasta ahora tres procesos contra Lula y lo investiga en otras causas.

El presidente más popular de la historia de Brasil se enfrenta a dos juicios por supuesta corrupción, en ambos casos por recibir presuntos pagos y favores de sendas constructoras, y en el tercero por haber tratado supuestamente de silenciar a un testigo que le señala como uno de los cabecillas de la red que saqueó Petrobras durante al menos una década.

El exmandatario también es investigado por el Tribunal Supremo por su supuesta participación en los desvíos de fondos millonarios de la petrolera, pero en este caso no es considerado procesado ni se le imputa ningún delito.

La Fiscalía llegó a señalarlo como máximo jefe de la organización que asaltó Petrobras pero nunca lo acusó de tal delito.