Amenaza frustrada al maratón de Berlín

Dos policías vigilan, ayer, a los participantes y espectadores del maratón de Berlín. ::  Christophe Gateau / afp/
Dos policías vigilan, ayer, a los participantes y espectadores del maratón de Berlín. :: Christophe Gateau / afp

La policía detiene a seis islamistas sospechosos de planear un ataque con cuchillos contra espectadores y deportistas de la carrera

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

La policía de la capital alemana frustró probablemente un atentado contra los participantes y el público de la media maratón de Berlín este domingo con la detención de seis islamistas del entorno del tunecino Anis Amri, que en diciembre de 2016 arrolló con un camión pesado un mercadillo navideño en la metrópoli prusiana causando doce muertos y decenas de heridos. El cabecilla del grupo, un joven iraquí cuya identidad no ha sido facilitada, había sido observado intensamente por las fuerzas del orden durante las últimas semanas y los agentes pudieron comprobar que de noche visitaba sistemáticamente distintos puntos del recorrido de la carrera popular, en la que ayer participaron 36.000 deportistas. Sin dar detalles, la policía anunció las detenciones y registros en las viviendas de los seis sospechosos, de 18 a 21 años y todos ellos miembros al parecer del movimiento radical salafista.

«La investigación continúa. Pero esta actuación ha sido muy justa», declaró en el rotativo 'Die Welt' un alto responsable policial al comentar que la desarticulación del grupo se produjo en el último momento ante la celebración de la prueba deportiva. El mismo rotativo aseguró que los detenidos planeaban atacar en grupo a corredores y espectadores de la carrera con cuchillos con la intención de matar al mayor número posible de personas. La oficina del senador de Interior de Berlín se limitó a comunicar que los detenidos son sospechosos «de preparar un atentado en relación con la carrera». Varios diarios locales coincidieron en señalar que el principal sospechoso fue vigilado las 24 horas del día durante las últimas dos semanas.

Mezquita salafista

Fuentes policiales subrayaron que en ningún momento hubo peligro para la población, toda vez que el líder del grupo se encontraba bajo permanente control de las fuerzas de seguridad. Las mismas fuentes señalaron que el iraquí sospechoso de liderar el grupo y varios más de los detenidos eran conocidos de Anis Amri, que incluso se hospedó en la vivienda de uno de ellos.

Todos visitaban la mezquita salafista de Fussilet, en el centro de Berlín, clausurada el pasado año por las autoridades de la capital alemana. Anis Amri, que fue abatido por la policía italiana cuatro días después de huir de Alemania, visitó esa mezquita el mismo día del atentado que protagonizó el 19 de diciembre de 2016, cuando robó un camión pesado, asesinó a su conductor polaco y arrolló a los visitantes de un mercadillo navideño en la Breitscheidplatz, en el corazón comercial de Berlín.

Mientras, en Münster, los motivos que condujeron a Jens R. a cometer un atropello masivo y causar la muerte de dos personas y heridas de consideración a otras 20 continúan siendo un misterio, la policía alemana comunicó ayer que tenía al parecer intenciones suicidas. Tras «descartar la existencia de indicios de una motivación política del autor y la presencia de posibles cómplices», el presidente de la policía de Münster, Hajo Kuhlisch, comentó que «tenemos, sin embargo, indicios de que las causas para la ejecución de los hechos se encuentran en su personalidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos