El Gobierno de Túnez cede con una pequeña ayuda a los más pobres

En el aniversario de la revolución que derrocó a Ben Ali, el Ejecutivo trata de aplacar el malestar por la precariedad con una exigua reforma

MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL JERUSALÉN.

Después de una semana marcada por las protestas por la grave situación económica, las autoridades de Túnez aprovecharon el séptimo aniversario de la 'revolución de los jazmines' para anunciar que aumentarán la ayuda económica que reciben las familias más desfavorecidas. El ministro de Asuntos Sociales, Mohamad Trabelsi, adelantó que el subsidio, que afectará a unas 250.000 familias, aumentará de los 150 dinares actuales (50 euros) a una cantidad entre 180 y 210.

El anuncio se produjo al mismo tiempo que miles de tunecinos tomaban las calles de la capital para conmemorar la revolución que acabó con 23 años de dictadura de Zine El Abidine Ben Ali. Los eslóganes, que entonces decían «el pueblo pide la caída del régimen», se convirtieron en «el pueblo pide la caída de la Ley de Presupuestos», en referencia al texto que entró en vigor el 1 de enero y que supone el final de la subvenciones y el alza de los impuestos.

Durante toda la semana se registraron movilizaciones contra esta ley, una persona murió en los choques con las fuerzas de seguridad y hubo más de 800 detenidos, lo que obligó a las autoridades a desplegar al Ejército para asegurar la gran manifestación en la capital. La avenida Habib Burghiba, arteria central y sede de las mayores movilizaciones en 2011, volvió a vestirse con los colores de la bandera nacional en una jornada sin graves incidentes.

El presidente del país, Beji Caïd Esebsi, se reunió de urgencia con representantes de los partidos políticos, patronal y sindicatos para intentar calmar la situación y, en declaraciones recogidas por la prensa local, acusó a los medios extranjeros de «exagerar» las movilizaciones de los últimos días. Pese al anuncio de la tímida subida de los subsidios a los más desfavorecidos, el ministro de Comercio, Omar el Bahi, aclaró que el Ejecutivo «no cambiará una coma» de la Ley de Presupuestos de 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos