Diario Sur

Schulz va a por Merkel

  • El SPD alemán elige por unanimidad a su candidato a la cancillería

  • El socialdemócrata logra de manera inédita el voto de todos los delegados y adelanta que trabajará por la familia, la justicia social y la educación

berlín. Nunca la fe de los correligionarios en su líder había sido tan ciega. Martin fue Schulz elegido ayer durante un congreso extraordinario en Berlín nuevo presidente de la socialdemocracia alemana (SPD) con el cien por cien de votos. Es la primera vez desde el final de la Segunda Guerra Mundial que un candidato a la presidencia de las más antigua formación política de Alemania obtiene el respaldo absoluto de su formación. Schulz cosechó la totalidad de los 605 votos válidos emitidos por los delegados que participaron en la elección.

El expresidente del Parlamento Europeo fue seguidamente nombrado por aclamación candidato a la Cancillería Federal y principal rival de la conservadora Angela Merkel en las elecciones legislativas del próximo 24 de septiembre. Impulsado por sondeos favorables que han dado alas a una formación condenada a ser la eterna segundona en intención de voto y la recuperación por miles de afiliados, Schulz batió la marca del primer presidente del SPD de la posguerra, Kurt Schumacher, que en 1948 consiguió un 99,71% de votos. Su antecesor en el cargo y ministro federal de Exteriores, Sigmar Gabriel, hubo de conformarse con un modesto 74,27% en 2015. «Creo que este resultado es el preludio de la conquista de la Cancillería Federal», dijo Schulz, visiblemente emocionado por el abrumador respaldo obtenido.

El congreso extraordinario del SPD acabó así en fiesta de marcado optimismo con vistas a los comicios del próximo otoño. Las celebraciones comenzaron de mañana con una emotiva despedida a Gabriel, el hombre que el pasado enero antepuso los intereses de su partido a los propios y dimitió voluntariamente del liderazgo para abrir el camino a Schulz. «Puedes estar orgulloso de ti mismo», afirmó la presidenta del Gobierno y líder regional del SPD en Renania del Norte-Westfalia, Hannelore Kraft. «Fue una de las decisiones más difíciles de mi vida, pero también una de las mas correctas», dijo a su vez Gabriel en su discurso de despedida como presidente del SPD.

En su intervención poco antes de la votación, Schulz atacó con dureza a los populistas y la ultraderecha al asegurar que «la AfD no es una Alternativa para Alemania, sino una vergüenza para la República Federal», ya que la «derecha incorregible» busca acabar con la democracia y conducir a Alemania a una nueva dictadura.

«El hacha de la democracia»

En ese sentido metió a AfD y al nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, en el mismo saco por su actitud ante los medios de comunicación. «Quien califica a quienes ejercen la libertad de información de prensa mentirosa, quien trata a los medios de manera selectiva, ataca con el hacha las raíces de la democracia» y da igual si «se trata del presidente de Estados Unidos o de un participante en las manifestaciones de Pegida», afirmó el nuevo líder socialdemócrata, en referencia también a los xenófobos Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente.

Aunque no anunciará hasta el verano el contenido de su programa electoral, Schulz adelantó que la lucha por la justicia social, la familia y la educación serán pilares del mismo. «Si el SPD no se preocupa de que en este país haya mas justicia social, no lo harán otros», declaró ante los asistentes al congreso, a los que prometió educación gratuita «desde la guardería a la universidad» para que todos tengan igualdad de oportunidades sin depender de sus orígenes y horarios de trabajo con respaldo financiero del estado que permitan conciliar la vida laboral y familiar. Schulz rechazó las rebajas fiscales anunciadas por los cristianodemócratas de Merkel, que calificó de «regalo electoral» y de dinero que «faltaría para importantes inversiones de futuro» y defendió correcciones en la Agenda 2010, la reforma laboral impulsada por el gobierno socialdemócrata de Gerhard Schröder al comienzo del milenio.

Desde la nominación de Schulz a la presidencia del SPD y como candidato a la Cancillería Federal su partido se ha disparado en las encuestas, para subir unos diez puntos y situarse por encima del 30% en intención de voto, el mismo nivel de la unión de cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU) que dirige Merkel. El sondeo semanal del instituto Emnid publicado por el dominical 'Bild am Sonntag' concedía a CDU/CSU un 33% de votos, al SPD un 32%, a AfD un 9%, a La Izquierda un 8%, a Los Verdes un 8% y a los liberales del FDP un 5%. El 48% de votos que sumarían SPD, La Izquierda y Los Verdes supondría una mayoría ajustada, pero suficiente, para formar una coalición de gobierno roja-roji-verde. Sin embargo, la canciller federal, Angela Merkel, vuelve a ser más popular que su más relevante rival electoral. De existir la elección directa del jefe del Gobierno germano, Merkel obtendría un 46% de votos y Schulz un 38%. A principios de febrero la situación fue inversa con un 46 por 40 a favor de Schulz.

afiliados ganó el SPD desde el anuncio, en enero, de que Martin Schulz sería su nuevo líder.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate