«Nunca rezaba y bebía alcohol»

Registro de la casa de Ziyed Ben Belgacem, el atacante del aeropuerto de Orly, en la localidad francesa de Garges-la-Gonesse. :: afp
Registro de la casa de Ziyed Ben Belgacem, el atacante del aeropuerto de Orly, en la localidad francesa de Garges-la-Gonesse. :: afp
  • El padre del agresor de Orly niega que su hijo fuera un yihadista y asegura que atacó a la soldado bajo los efectos de las drogas

parís. La investigación sobre el agresor de Orly, abatido el sábado en el aeropuerto parisiense después de arrebatar el arma a una militar que patrullaba las instalaciones, trata de determinar qué le llevó a cometer el ataque. Ziyed Ben Belgacem, de nacionalidad francesa y familia de origen tunecino, murió por tres disparos de los dos compañeros de la soldado agredida. Los resultados de la autopsia, practicada ayer, no se hicieron públicos.

El fiscal de París, François Molins, destacó el sábado la determinación con la que actuó Ben Belgacem, de 39 años, fichado por la Policía por asuntos de delincuencia menor. Desde que a primera hora de la mañana disparó e hirió de gravedad a una agente de Policía en Garges-la-Gonesse hasta la agresión a la militar, Belgacem parecía «embarcado en una huida hacia adelante con un proceso cada vez más destructivo», en palabras de Molins. Como en el registro de su domicilio se encontró una pequeña cantidad de cocaína y el hombre había pasado buena parte de la noche anterior en un bar, de la autopsia se espera que revele si estaba bajo los efectos de la droga o del alcohol.

La investigación, a cargo de la sección antiterrorista de la Fiscalía, se centra también en su entorno. Su padre, su hermano y un primo fueron arrestados tras el incidente. Los tres quedaron en libertad ayer. El padre negó en declaraciones a la radio Europe 1 que el fallecido fuera un yihadista. «Mi hijo no ha sido nunca un terrorista. Nunca rezaba y bebía alcohol. Y cuando se bebe y se fuma cannabis pasan estas cosas», explicó. Agregó que su hijo le pidió perdón por haber disparado a una agente y le respondió que no le perdonaba. En comisaría le comunicaron que su hijo había sido abatido en Orly. «Me impactó saberlo, pero es lo que hay. Cuando se frecuentan las drogas...», manifestó.

La investigación se centra también en la posible radicalización de Belgacem tras una estancia en prisión entre 2011 y 2012, según el fiscal. Su seguimiento no permitió determinar que el hombre -que antes de morir en Orly invocó a Alá- estuviera en contacto con medios radicales islamistas.

Dividir al país

El episodio, a cinco semanas de la primera vuelta de los comicios presidenciales, se coló en la campaña y fue aprovechado por algunos candidatos para criticar la supuesta laxitud del Gobierno en materia de seguridad. La más dura fue la ultraderechista Marine Le Pen, que consideró que el Ejecutivo está «superado, desconcertado, atenazado como un conejo cuando le deslumbran los faros de un coche». El primer ministro, Bernard Cazeneuve, acusó a Le Pen de aprovechar con fines electorales una situación dramática para dividir al país.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate