Diario Sur

Cuba rinde honores de jefe de Estado al comandante Castro

Una mujer no puede contener las lágrimas mientras hace cola para rendir homenaje a Fidel Castro. :: Alexandre Meneghini / REUTERS
Una mujer no puede contener las lágrimas mientras hace cola para rendir homenaje a Fidel Castro. :: Alexandre Meneghini / REUTERS
  • Dirigentes de todo el mundo y miles de cubanos darán hoy el último adiós su histórico líder en la emblemática Plaza de la Revolución

Fidel Castro dejó de tener responsabilidades en el Gobierno en 2006. Se retiró eligiendo ser un simple «soldado de las ideas». Sin embargo, para su hermano y sucesor Raúl Castro y para una gran mayoría de cubanos siguió siendo 'El Comandante' y líder máximo de la Revolución. «Fidel es Fidel», ha repetido en numerosas ocasiones el actual mandatario. De ahí que las honras fúnebres que comenzaron ayer y concluirán hoy en La Habana con un acto de masas al que asistirán, además del pueblo cubano, presidentes y dignatarios del mundo entero; tienen características de funeral de Estado.

Sin una ceremonia religiosa pública, las exequias celebran hoy el acto central de los nueve días de duelo nacional decretado por el Consejo de Estado. Luego, comenzará la travesía de cuatro días de la caravana que trasladará sus cenizas a lo largo de toda la isla hasta el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, donde serán depositadas.

Desde ayer en doce centros de la capital y cientos de locales en todo el país se han abierto libros de condolencias para que los cubanos expresen su sentir por quien fue su gobernante durante 48 años. Además se han instalado 1.060 locales para que quienes lo deseen ratifiquen con su firma el juramento de ser «fieles y seguidores del concepto revolución», expresado por Castro el Primero de mayo de 2000.

Ayer, las escuelas y centros de trabajo mantuvieron la jornada laboral, sólo interrumpida en un horario coordinado para rendir homenaje. En cambio hoy, las clases se suspenderán y se deberá facilitar que los empleados puedan asistir a los actos, según aseguró Yaquelín González, miembro del buró provincial del partido en la capital.

A lo largo de la jornada al aeropuerto José Martí de La Habana comenzaron a llegar las personalidades y mandatarios que esta noche se darán cita en la emblemática Plaza de la Revolución para despedir al cabecilla de un grupo de barbudos que el 2 de diciembre de 1956 arribó a la isla desde México en el yate 'Granma' para derrocar la dictadura de Fulgencio Batista.

Entre los primeros en aterrizar ayer estuvieron las delegaciones Vietnam y Argelia. Para hoy se espera que arribe el Rey Emérito Juan Carlos, que representará a España. Tampoco faltarán mandatarios amigos como el nicaragüense Daniel Ortega, el venezolano Nicolás Maduro, el boliviano Evo Morales o el ecuatoriano Rafael Correa. Asimismo, está confirmada la presencia del mexicano Enrique Peña Nieto y el panameño Juan Carlos Varela.

Otros gobiernos, como el colombiano o el argentino, enviarán a sus ministros de Exteriores para cumplir sin molestar a Estados Unidos. Chile estará representado por una delegación presidida por los presidente del Senado, Ricardo Lagos Weber, y del Congreso, Osvaldo Andrade. Países del Caribe también desplazarán a sus dirigentes.

Plaza de la Revolución

El homenaje a Fidel Castro tendrá como epicentro la Plaza de la Revolución, una de las más grandes del mundo, con 72.000 metros cuadrados. Comenzó a construirse durante el mandato de Batista y su memorial lleva el nombre del héroe de la independencia José Martí, representado también en una gran escultura al pie del obelisco en cuya base colas con miles de cubanos de todas las edades, condición física y estrato social se reúnen desde ayer entre llantos para decir adiós a 'El Comandante'. «He venido porque pensaba que debía estar aquí. Él fue una figura mundial y a los muertos, incluso a los enemigos, se les respeta», señaló Jesús Rodríguez tras presentar sus respetos antes de ir a trabajar.

A la derecha, cubriendo la fachada de la Biblioteca Nacional, cuelga una enorme fotografía de un joven Fidel con uniforme de campaña y mochila al hombro en Sierra Maestra. La imagen domina la explanada que tantas veces se llenó para escuchar sus discursos encendidos.

El recinto también acogió la celebración de los primeros de mayo, la Misa de Juan Pablo II en 1998, cuando dijo que «Cuba debe abrirse al mundo y el mundo a Cuba» o el concierto multitudinario que en 2009 ofrecieron artistas internacionales para el Concierto por la Paz.