Diario Sur

Trump ficha a las primeras mujeres para su equipo de colaboradores

Una embarcación del servicio de Guardacostas patrulla frente a la residencia de Trump, en Palm Beach (Florida). :: Gerardo Mora / AFP
Una embarcación del servicio de Guardacostas patrulla frente a la residencia de Trump, en Palm Beach (Florida). :: Gerardo Mora / AFP
  • La gran esperanza republicana Nikki Haley será embajadora en la ONU y la acaudalada Betsi Devos ocupará la cartera de Educación

Antes de volar a su mansión de Palm Beach (Florida) para trinchar el pavo entre palmeras con vistas al mar, Donald Trump dejó grabado un nuevo capítulo de su 'reality show' sobre cómo formar Gobierno. La ganadora de ayer para el puesto de embajadora ante la ONU fue Nikki Haley, la primera mujer que incorpora a su Gabinete.

Como gobernadora de Carolina del Sur, y antes congresista estatal, Haley no tiene ninguna experiencia en política exterior, pero, a juzgar por su decisión, Trump no cree que eso sea necesario para resolver los problemas del mundo. De hecho, sueña con que su yerno Jared Kushner, un judío ortodoxo casado con Ivanka Trump, sea el que forje la paz entre Palestina e Israel porque «sería genial, nadie lo ha logrado», dijo el martes a 'The New York Times'.

Lo que ha visto en Haley es «liderazgo». La gobernadora lo demostró el año pasado, cuando un supremacista blanco de 21 años asesinó a ocho feligreses en una iglesia de Charleston. Dylann Roof dejó por escrito su manifiesta intención de desatar una guerra racial, abortada por la magnanimidad de sus víctimas y la actitud de la gobernadora.

Haley, que había resistido antes todos los intentos de bajar la bandera racista del Capitolio, tomó la iniciativa, lo que la convirtió de inmediato en la nueva estrella del Partido Republicano. Por esas «laudables palabras» la recuerdan en la ONU, según dijo ayer el portavoz en turno Farhan Haq, que encontró «reconfortante» la «pronta nominación» de un embajador.

A sus 44 años, Haley es la gobernadora más joven de EE UU y una conservadora de hueso colorado que satisface al partido.

Potencial candidata

En enero fue elegida para responder al último discurso sobre el Estado de la Unión de Barack Obama, un lugar de honor que se reserva para las promesas del partido y potenciales candidatos presidenciales. Puede ser muy firme, pero proyecta una personalidad más conciliadora que otros halcones de los que se está rodeando el presidente electo y, como hija de inmigrantes de India, le da a su equipo una imagen de diversidad que hasta ahora no tenía.

Todos los nombramientos de Trump habían sido para hombres blancos. El martes dijo que ha ofrecido al neurocirujano de color Ben Carson el puesto de Secretario de Vivienda, después de que el excandidato presidencial rechazase el de Sanidad por sentir que «no está preparado» para las tareas de gobierno. Carson sabe aún menos de vivienda, pero por ahora es el único afroamericano que goza de los favores de Trump.

El magnate sumó ayer a su corta lista de mujeres nominadas a Betsi Devos como próxima secretaria secretaria de Educación. La expresidenta del Partido Republicano en Michigan viene de una acaudalada familia que ha donado más de 1.200 millones de dólares a diferentes causas, entre las que se incluyen la oposición a los matrimonios homosexuales o el tipo de colegios en los que cree, y que ahora podrá poner en marcha.