Diario Sur

Hollande confiesa en un libro haber ordenado el asesinato de cuatro jefes yihadistas

parís. El Parlamento francés rechazó ayer una iniciativa de la oposición conservadora para destituir al presidente socialista, François Hollande, por haber divulgado operaciones militares catalogadas como secreto de Defensa. El jefe del Estado y de los Ejércitos ha confesado en un libro haber ordenado a sus servicios de operaciones especiales el asesinato de por lo menos cuatro terroristas yihadistas. En paralelo, la Fiscalía de París ha abierto diligencias por la publicación en el diario 'Le Monde' de un plan confidencial de bombardeos a Siria facilitado por Hollande a dos periodistas, autores también del libro.

'Un presidente no debería decir eso', publicado en octubre, recoge las confidencias realizadas por Hollande en sesenta entrevistas mantenidas entre abril de 2012 y julio de 2016 con los periodistas Gérard Davet y Fabrice Lhomme. Entre las revelaciones, grabadas y no desmentidas, destaca la realización de operaciones 'Homo' (por homicidio) de ejecución extrajudicial de líderes terroristas por los comandos especiales de los servicios de información exterior de Francia, la DGSE (contraespionaje). «He decidido cuatro por lo menos», confiesa a los autores, quienes dicen haber recibido la lista de objetivos. Es probable que entre las eliminaciones figure la del jefe islamista somalí Ahmed Abdi Godane en septiembre de 2014.

A raíz de la publicación del libro, el diputado de Los Republicanos Pierre Lellouche promovió por primera vez en Francia un procedimiento de destitución del presidente al amparo del artículo de la Constitución que la permite en caso de incumplimiento de sus deberes incompatible con el ejercicio de su mandato.