Diario Sur

Rajoy muestra su cara más europeísta en su cita con Merkel

Obama saluda al jefe del Gobierno español en presencia de Theresa May y Matteo Renzi. :: diego crespo / efe
Obama saluda al jefe del Gobierno español en presencia de Theresa May y Matteo Renzi. :: diego crespo / efe
  • El presidente español intercambia elogios con la canciller y recibe la felicitación de los líderes europeos por su nueva investidura

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, mostró ayer en Berlín su perfil más europeísta. Tras reunirse con Angela Merkel, abogó por estrechar la cooperación en la Unión Europea (UE) y hacer avanzar al bloque en ámbitos como la política de inmigración y la defensa común. El presidente subrayó también el papel de Alemania a escala comunitaria, y en especial el liderazgo de su canciller, y alertó frente al peligro que supone en el continente el auge de los populismos.

La primera visita de trabajo de Rajoy a un líder de la UE desde su investidura se enmarcó en la cumbre informal a la que convocó la canciller germana a los líderes de los cinco mayores países del Viejo Continente (Reino Unido, Francia e Italia, además de Alemania y España), para despedir a Barack Obama. El todavía presidente de Estados Unidos giraba su última visita a Berlín antes de que Donald Trump le suceda en el cargo el 20 de enero próximo. La canciller Merkel insistió personalmente en que ambas citas, la cumbre bilateral y la despedida a Obama coincidieran, un movimiento que en círculos diplomáticos se entendió también como un espaldarazo a su correligionario Mariano Rajoy, tras permanecer casi un año en funciones.

Merkel elogió la resistencia del líder conservador español, a quien hasta ahora no había podido felicitar en persona por su segunda investidura como jefe del Gobierno. «Mariano, en Alemania diríamos que tienes la piel de elefante», le dijo en tono admirativo y jocoso a la vez su homóloga alemana.

En la rueda de prensa conjunta que siguió a su reunión bilateral, Rajoy se mostró favorable a avanzar en materia de defensa dentro de la UE, siempre sin perjuicio de la OTAN, y subrayó que la experiencia española negociando con países africanos la devolución de inmigrantes puede resultar muy interesante para el bloque en la actualidad, a la hora de lidiar con la crisis migratoria. Más allá del ámbito concreto, el gobernante español resaltó que los países miembros deben cooperar ya que «una persona sola no puede resolverlo todo» y que, a su juicio, «la unión hace la fuerza».

Además, Rajoy destacó el papel de Alemania en la UE. «Para Europa es fundamental que las cosas en Alemania vayan bien», aseguró. La estabilidad de la mayor economía de Europa, subrayó, es clave para la Unión. En términos más generales, advirtió contra ciertos «partidos sui generis» que están surgiendo en algunos socios europeos y que pueden generar inestabilidad política y traer problemas a largo plazo para el conjunto. Pese al año «difícil» en términos electorales que en su opinión puede ser 2017 -porque hay comicios previstos en Francia, Holanda y Alemania-, Rajoy deseó que en un «núcleo de países» se vayan desarrollando las cosas «de forma razonable».

En este punto, rompió una lanza en favor de los partidos tradicionales, y en este grupo incluyó a conservadores, socialdemócratas y liberales, porque han ayudado en las últimas décadas a conformar la estructura de la UE. El bloque, pese a las críticas de algunos, es uno de los mejores lugares del mundo «a nivel de casi todo».

Más gasto en defensa

Rajoy, que también recibió una calurosa felicitación de los otros líderes europeos y de Obama, se refirió también en la rueda de prensa a la necesidad de avanzar en la integración europea en materia de defensa «sin perjuicio de nuestra pertenencia a la OTAN» y en concreto anunció que España cumplirá el compromiso adquirido en la cumbre atlántica de Cardiff (en 2014) de incrementar el gasto en defensa hasta llegar al 2% del PIB.

«La seguridad es una demanda muy razonable de los ciudadanos» y eso hace necesario a juicio de Rajoy aumentar el esfuerzo en ese campo tanto en la UE como en la Alianza Atlántica.

España es de los países de la OTAN que menos invierte en defensa, un 0,9% del PIB, al igual que Hungría, Estonia y Letonia. Sólo Luxemburgo se sitúa por debajo de esta cifra, con un 0,4%. Dedicar al menos el 2% del PIB ha sido una exigencia de Estados Unidos a sus aliados en los últimos años. Pero incluso podría quedarse corta en comparación de los que pueda demandarles el futuro presidente, Trump, quien ya en su campaña anució que los aliados atlánticos de EE UU deberán pagar más para hacerse cargo de su propia seguridad.