Diario Sur

EE UU y la UE mantienen las sanciones contra Rusia

Estados Unidos y la Unión Europea mantendrán sus sanciones a Rusia por el conflicto en el este de Ucrania. Así lo reveló ayer la Casa Blanca en un comunicado después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reuniese en Berlín, en su última gira por el viejo continente, con los líderes de las cinco principales economías de la UE: Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España.

Las medidas económicas en contra de Rusia se impusieron en respuesta a las violaciones del derecho internacional cometidas por este país en relación con el conflicto en Ucrania. Primero, por su apoyo a la guerra en las provincias separatistas del este y después por la anexión de la península de Crimea.

La situación en Ucrania no ha cambiado y la postura de Rusia tampoco. Los cinco líderes europeos y Obama coincidieron en que las sanciones sólo podrán retirarse cuando se implementen completamente los acuerdos de paz de Minsk, pactados en 2015 entre Moscú y Kiev con la mediación de París y Berlín, y se consiga un alto el fuego estable en el este de Ucrania.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también habló ayer sobre Rusia, y trató de convencer a los socios de la importancia de entenderse con Moscú. En una entrevista en Bruselas con la agencia France Presse, insistió en que «Rusia es nuestro vecino más grande, está aquí para quedarse. No se puede aislar a Rusia, por lo que tenemos que continuar esforzándonos en una relación más constructiva», dijo Stoltenberg.

La relación con el presidente ruso, Vladímir Putin, fue de hecho una de las cuestiones clave que atravesó la reunión de dos horas que mantuvieron los mandatarios europeos con Obama en Berlín. La guerra civil en Siria, el conflicto en Ucrania, la crisis de los refugiados son cuestiones en las que la postura de Moscú es fundamental. Sin embargo, los mensajes de los líderes tenían un segundo destinatario, el presidente electo de EE UU, el republicano Donald Trump. Su figura ha sido una constante en la visita de Obama a Europa.

El presidente saliente ha tratado por todos los medios de tranquilizar a sus socios, y ha insistido en subrayar la importancia de los lazos transatlánticos. Pero también ha tratado de mostrarle el camino de lo posible a su imprevisible sucesor en la Casa Blanca.