Diario Sur

La cara de la derrota

Clinton reapareció en un acto público de en favor de la infancia. :: afp
Clinton reapareció en un acto público de en favor de la infancia. :: afp

El día en que una vecina de Hillary Clinton se la encontró paseando al perro y colgó una foto espontánea de ambas, la editora Tina Brown gritó 'Aleluya' en las páginas de opinión, con lágrimas en los ojos. Por fin una Hillary «como no hemos visto en 15 meses de campaña, sin maquillaje, sin peluquería, con un chaquetón holgado, mostrándose al mundo como lo que es: una mujer cercana, en los años tardíos de la madurez, lidiando con su dolor a solas con sus perros y su marido».

Esa es también la Hillary Clinton que se presentó el miércoles en su primer acto público desde que admitió la derrota. «Venir aquí esta noche no ha sido lo más fácil», confesó. «Ha habido muchas veces en esta última semana en las que todo lo que quería era acurrucarme en la cama con un libro o con los perros y no volver a salir nunca de casa».

Lo que la hizo salir fue una de las causas que más la apasiona, The Children Fund, una organización de ayuda a la infancia con la que colabora desde que salió de la universidad y a cuya gala anual se había comprometido mucho antes de que se supiera el devenir de estas elecciones.

Desde ese escenario, sin maquillaje ni peluquería, contó que muchos de sus seguidores se preguntan estos días si viven en el país que pensaban, «pero por favor, escuchadme: EE UU vale la pena. Nuestros hijos valen la pena. Creed en nuestro país, luchad por nuestros valores y jamás os rindáis», suplicó.