Diario Sur

La Iglesia venezolana alerta del riesgo de guera civil

Venezuela parece convertirse en el cuento de nunca acabar. Se alternan las noticias de acercamientos y desencuentros entre el Gobierno chavista de Maduro y la oposición mientras los obispos del país alertan del peligro de una guerra civil. Después del reciente anuncio de acuerdos base en el diálogo entre el Gobierno y la oposición para mejorar las relaciones con la Asamblea Nacional (AN, de mayoría opositora), ayer el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) admitió un amparo interpuesto por el procurador de la República, Reinaldo Muñoz. La corte, integrada por miembros en su mayoría chavista, ratificó un dictamen previo y ordenó a los diputados «abstenerse de continuar con el pretendido írrito juicio político (a Maduro)» y de «dictar cualquier tipo de acto parlamentario o no» y de convocar y realizar «manifestaciones violentas o actos que alteren el orden público». El presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, afirmó que la AN continuará en «desacato» de todas las «acciones anticonstitucionales» del Gobierno y de otros poderes públicos. El enfrentamiento se produjo poco después de la advertencia lanzada desde Roma por Pedro Pablo Aguilar, director del departamento de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal de Venezuela.