Diario Sur

El Ibex-35 se atraganta con el triunfo republicano al perder un 3,3% esta semana

madrid. Culmina la primera semana bursátil tras las elecciones norteamericanas, en la que no se ha cumplido ninguno de los pronósticos de los expertos. Nadie anticipó que sería la Bolsa española la que peor comportamiento registrara entre la mayor parte de los índices mundiales.

El Ibex-35 cerró ayer con otro descenso, esta vez del 1,3%, lo que supone una pérdida acumulada del 3,3% en los cinco últimos días. El selectivo se sitúa en los 8.639 puntos, con tres semanas consecutivas en negativo y, sobre todo, un retroceso del 9% desde que comenzara el año.

Las compañías que más terreno han perdido estos días han sido las estrictamente ligadas al sector energético. «La huída de valores refugio frente a la recuperación del apetito por el riesgo, unido a su exposición a Lationamérica, ha acentuado estas caídas», explica Joaquín Robles, de XTB. También cedían con fuerza los títulos de BBVA «por su alta exposición a México y al resto de emergentes».

La evolución del Ibex-35 difirió tanto de las Bolsas europeas como, sobre todo, de las norteamericanas. Algunos índices continentales, como el DAX alemán o el MIB italiano, consiguieron avances del 0,36% y del 0,04%, respectivamente. Otros, como el CAC francés, moderaron de nuevo sus retrocesos al nivel del 0,9%.

Mientras tanto en Estados Unidos el panorama es mucho más alentador: el Dow Jones cerró con un ascenso del 0,21 %. La lectura del mercado tras las elecciones ha sido buena al considerar que habrá recortes de gastos y a la vez estímulos fiscales, lo que beneficiará a las empresas.

Mucho más llamativa es la evolución del mercado de deuda. La prima de riesgo repuntó hasta los 120 puntos básicos, con el interés del bono a 10 años en el 1,5% ante las nuevas previsiones de un escenario inflacionista.