Diario Sur

El oráculo de la Casa Blanca

Lichtman es autor de varios libros en los que desgrana su fórmula. :: afp
Lichtman es autor de varios libros en los que desgrana su fórmula. :: afp
  • Allan Lichtman, autor de un método de predicción de resultados electorales infalible en los últimos 32 años, siempre defendió que Trump ganaría

El mundo mira hoy a Allan Lichtman (Nueva York, 1947) entre admirado y sorprendido. Este profesor de Historia de la American University, autor de un método de predicción de resultados electorales infalible en los últimos 32 años, ha sido el único capaz de pronosticar la victoria de Donald Trump cuando los sondeos, las encuestas y la cohorte de analistas políticos que pueblan la Tierra aseguraban que el magnate nunca ocuparía la Casa Blanca. Ni siquiera la naturaleza sin precedentes de la candidatura -ni el candidato en sí mismo-, ha conseguido echar abajo una teoría que ha colocado a Lichtman a la cabeza de los grandes gurús políticos del planeta. Nadando a contracorriente, el experto, un apasionado de la política y de los procesos electorales -él mismo se postuló como senador en 2005-, ha vuelto a demostrar que sus tesis son imbatibles.

Su fórmula, a la que han precedido años de concienzudos análisis, es bastante sencilla. Uno puede saber quién conseguirá la presidencia de los Estados Unidos respondiendo con un simple 'verdadero' o 'falso' a trece cuestiones. Si en al menos seis de ellas la respuesta es no -o falso-, ese partido perderá las elecciones y cederá las llaves de la Casa Blanca a su contrincante. Las preguntas son del tipo de si, tras las últimas elecciones de mitad de legislatura, el partido en el Gobierno obtuvo mejor resultado en la Cámara de Representantes que en las anteriores; si el candidato del partido en el Gobierno es el actual presidente, o si la Administración en el Gobierno ha hecho cambios notables en la política nacional.

Una vez analizada la cuestión y contestado el cuestionario que esta mente preclara desgrana en uno de sus libros -'The Thirteen Keys To The Presidency' (Madison Books, 1990)-, Lichtman hace ya muchos meses que anunció la victoria de Trump. A todos quienes se llevaban las manos a la cabeza, o le recordaban que las encuestas colocaban a Hillary Clinton por delante en preferencia de voto, les explicó que su sistema nada tiene que ver con los sondeos y que influye muy poco que, por ejemplo, uno de los candidatos se vea enredado en un torbellino de acusaciones de abusos sexuales. «En lo personal me sorprende que Trump haya sobrevivido a estas cuestiones. Sobre todo si lo comparamos con lo que ocurrió hace cuatro años con el precandidato Herman Cain, que, después de haberse cuestionado su conducta, tuvo que abandonar. Pero el sistema es el sistema y no tiene nada que ver con este tipo de asuntos», aseguraba este diplomado en Harvard distinguido por la comunidad educativa norteamericana como Profesor del Año en 1993.

Y 'Los Simpson'

Y es que, para el avispado historiador, el republicano representaba a la perfección al norteamericano medio, poco instruido y bloqueado por el miedo al futuro. El profeta del momento ha basado su infalible técnica en el estudio de todas las elecciones presidenciales norteamericanas desde 1860 hasta 1980. «Desde luego, yo no soy un visionario. No tengo una bola de cristal. Las claves se basan simplemente en la historia», explicaba hace ya unas semanas mientras insistía en que, por atípico que fuera el candidato republicano, Trump se sentaría en el Despacho Oval a la vuelta de unos meses. En cualquier caso, él no ha sido el único capaz de predecir lo que ya es historia. Richard Nixon escribió en 1987 una carta al hoy presidente electo de los Estados Unidos en la que le decía: «Querido Donald. No vi el programa, pero mi esposa me dijo que estuvo fantástico en el show de Phil Donahue. Como podrá imaginar, ella es una experta en política y predice que el día que decida competir por ser presidente usted va a ser el ganador». Vamos, que la señora Nixon puede engordar esa lista de visionarios en la que los guionistas de 'Los Simpsons' ocupan un lugar estelar. Seguro que muchos de los seguidores de la serie recuerdan que, en el capítulo 243, emitido el 19 de enero del 2000, se presentaba a Lisa como flamante presidenta agobiada por salir de la bancarrota en la que Trump había dejado al país.

También Geda, un mono que pasa las horas en el parque ecológico de Hunan, en la República de China, y al que se le atribuyen poderes clarividentes (vaticinó la victoria de Portugal en la última Eurocopa), apostó claramente por el magnate cuando, hace solo unos días, le dieron a elegir entre él y la señora Clinton.

En cualquier caso, nada que ver con el concienzudo método al que Lichtman dice haber llegado en 1981 «por accidente», tras reunirse con un geofísico ruso que quería estudiar la relación entre los métodos de predicción de los terremotos y las elecciones. Según el profesor, la idea es cualquier cosa menos descabellada; al fin y al cabo, ambas fórmulas miden la estabilidad frente a la agitación.