Diario Sur

El Vaticano le pide que arregle conflictos

A diferencia del Gobierno italiano, que manifestó una clara preferencia por la derrotada Hillary Clinton durante la campaña, el Vaticano mantuvo un diplomático silencio que rompió ayer con un saludo a Donald Trump por parte del secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin. «Felicitamos al nuevo presidente para que su gobierno pueda ser verdaderamente fructuoso», dijo el purpurado, animándole a trabajar para conseguir cambiar la actual situación del mundo, en el que se vive una «grave aflicción y conflicto».