Diario Sur

Sorpresa y cautela en China

Los chinos que ayer esperaban ansiosos información sobre la victoria de Donald Trump en el telediario de la tarde tuvieron que esperar un rato. Porque abrió con la conversación que el presidente Xi Jinping mantuvo con los dos astronautas de la estación espacial china. Parece una anécdota, pero refleja bien la acogida de la noticia en la segunda potencia mundial, cuyo gobierno exigió ayer a los medios de comunicación que enfaticen los escándalos de la campaña y minimicen el significado de la votación para desprestigiar la democracia. No obstante, Xi fue cauto. «Espero que trabajemos juntos para incrementar nuestra cooperación en todos los ámbitos, evitando la confrontación, con respeto mutuo, y con un control constructivo de nuestras diferencias». En un artículo, la agencia oficial estatal Xinhua también hizo hincapié en los hitos que han marcado el último año la mejora de las relaciones bilaterales: el tratado medioambiental y el acuerdo sobre Irán, dos temas en los que Trump podría tratar de dar un giro.