Diario Sur

Bravuconadas de campaña

A falta de propuestas concretas de gobierno, Donald Trump ha protagonizado controvertidos episodios de campaña que dan una idea del tipo de liderazgo que va a ejercer: desde la promesa de levantar un muro en la frontera sur con México a «devolver a los sirios a su país» o las ofensas a las mujeres y a los padres de un soldado musulmán muerto en Irak.

1. «Construiré el muro y lo pagará México»

Un vídeo con imágenes de la frontera marroquí de Melilla para presentar una de sus propuestas 'estrella': la construcción de una valla entre Estados Unidos y México: «Creedme, a mí se me da muy bien construir muros», aseguró Donald Trump. Las imágenes fueron grabadas por el Ministerio de Interior español en 2014, cuando unos 800 inmigrantes intentaron saltar la valla de Melilla y el magnate republicano las utilizó para explotar el miedo a la inmigración ilegal: «México manda gente con muchos problemas. Mandan drogas, crimen y a sus violadores. Construiré ese muro y lo pagará México».

2. «Si gano, los sirios serán devueltos a su país»

El 'cierre' de fronteras es también para los ciudadanos sirios. «Si gano, ellos serán devueltos a su país», ha prometido Trump. Y hasta da cifras. «Escuché que queremos recibir 200.000 sirios. Y ellos podrían ser, escuchen bien, ellos podrían ser del Estado Islámico. Eso es un potencial ejército de 200.000 personas. Por eso estas personas que arriban desde Siria como parte de una migración masiva, si yo llego a ganar la presidencia, serán enviadas de vuelta a su país».

3. «Usted no ha sacrificado nada»

Los Khan, matrimonio cuyo hijo -de 27 años, musulmán y capitan del Ejército estadounidense- murió en la guerra de Irak, participaban en la convención demócrata y lanzaban una pregunta al entonces adversario de Hillary Clinton: «¿Qué sacrificios ha hecho?». Lo preguntaba el padre, mientras su esposa permanecía en silencio, un gesto que el magnate usó a su manera. «Estaba ahí sin decir nada, probablemente no la dejaban» (ella explicó que le duele hablar de su hijo). Y luego añadió que él ha trabajado «muy, muy duro. He creado miles y miles de empleos, construí grandes estructuras. He tenido un tremendo éxito. Pienso que he hecho mucho».

4. «Cuando eres una estrella, ellas te dejan hacer cualquier cosa»

Él lo llama «charla de tíos en el baño». En una conversación grabada en 2005 Trump habla con un presentador de televisión familiar de los Bush y le confiesa que no puede resistirse a «las mujeres bonitas». «Me siento automáticamente atraído por las guapas y empiezo a besarlas. Es como un imán. Las beso. Ni siquiera espero. Y cuando eres una estrella te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa. Lo que quieras. Agarrarlas del coño. Lo que sea». Estas declaraciones provocaron la ofensa general y el sonrojo de su partido, pero Trump, que se disculpó discretamente «si alguien se ha ofendido», las utilizó para atacar a su rival, Hillary Clinton. «Bill Clinton me ha dicho cosas mucho peores en el campo de golf».

5. «Le salía sangre por todas partes»

La aludida es Megyn Kelly, periodista de 44 años, y conductora de un programa de máxima audiencia en la cadena Fox News. Le cuestionaba sobre los calificativos que había dedicado a las mujeres en sus comentarios, entre ellos «puercas gordas, zorras y animales repugnantes». Pero él no lo entendió como una pregunta, sino como un ataque. Y contraatacó: «Uno podía ver que (a Kelly) la sangre le salía por los ojos, que le salía por todas partes». La acusó de estar en su contra y, además, «sobrevalorada».

6. A un periodista: «No se le ha dado la palabra»

Donald Trump no ha tenido remilgos en vetar a los periodistas que le acorralaban. En una rueda de prensa en Iowa un miembro de seguridad echó de la sala a Jorge Ramos, reportero del canal hispano Univisión. Le preguntaba al magnate sobre sus polémicas propuestas migratorias, lo que generó un enfrentamiento que zanjó Trump retirándole la palabra. «Por favor, siéntese, no se le dio la palabra. Siéntese. Regrese a Univisión». Luego fue 'invitado' a dejar la sala.

7. «Podría pararme en mitad de la Quinta Avenida y disparar a gente y no perdería votantes»

Lo que las encuestas no lo tuvieron en cuenta, pero Trump lo tenía claro, que se refería así a su 'hinchada': «Tengo a la gente más leal. ¿Alguna vez habéis visto algo así? Podría pararme en mitad de la Quinta Avenida y disparar a gente y no perdería votantes».

8. «¿Puedes llevarte a este bebé?»

Para los focos, Trump se ha fotografiado en campaña con bebés en brazos. Con bebés que no lloraban, claro. Es una anécdota, pero muy gráfica. Ofrecía un mitin en Virginia y se empezó a oír a un niño llorar. «No te preocupes por el bebé. Amo a los bebés. Escucho a un bebé llorar y me gusta. ¡Qué bebé! ¡Qué hermoso bebé! No te preocupes, no te preocupes», se dirigió a la madre, que trataba de calmar sin éxito la llantina. Dos minutos después Trump volvía a referirse a su pequeño seguidor: «En realidad solo estaba bromeando. ¿Puedes llevarte a este bebé de aquí?».