Diario Sur

Detenido 'el predicador sin rostro'

Dos policías llevan a uno de los detenidos por reclutar seguidores para el Estado Islámico.
Dos policías llevan a uno de los detenidos por reclutar seguidores para el Estado Islámico. / M. M. / AFP
  • Abu Walla reclutaba voluntarios para el Estado Islámico y es considerado el número uno del islamismo radical en Alemania

berlín. La Policía alemana detuvo ayer a un alto dirigente salafista y cuatro de sus cómplices, considerados los más destacados reclutadores de voluntarios para combatir en las filas de Estado Islámico en Siria e Irak. El cabecilla del grupo, un iraquí de 32 años de edad, se hace llamar Abu Walaa y es un experto en propaganda a través de las redes sociales. Sin embargo, sus más de 25.000 seguidores en Facebook nunca le han visto la cara.

Siempre lanzaba sus mensajes y consejos en tomas rodadas de espalda o protegiendo su faz con una capucha, lo que le hizo ganarse el nombre de 'predicador sin rostro'. Lo mismo justificaba la guerra santa que daba consejos matrimoniales a quienes se interesaban por sus mensajes. «Ahmad Abdulaziz Abdullah A., que se hace llamar también Abu Walaa, reconoce abiertamente ser miembro de Estado Islámico y en el pasado participó como orador en numerosos actos salafistas», subrayó la Fiscalía Federal alemana al anunciar su captura. La nota oficial destaca sobre el detenido que «el objetivo de la red que dirigía era facilitar la llegada de refuerzos para Estado Islámico en Siria». Varios medios alemanes aseguran que para los responsables de la lucha antiterrorista en este país Abu Walaa era la figura central del islamismo radical germano. «El peor de todos», según citan a expertos policiales.

Los cinco detenidos eran «guías espirituales con la misión de reclutar y educar yihadistas dispuestos a combatir», señaló Peter Frank, fiscal federal y máximo responsable de la lucha antiterrorista en Alemania. Para el ministro federal de Justicia, Heilo Maas, las detenciones suponen «un golpe importante contra el extremismo en Alemania» y una prueba de que las fuerzas de seguridad «actúan muy consecuentemente contra sospechosos de terrorismo».

La Fiscalía Federal llevaba ya un año investigando el grupo de Abu Walaa, que reclutaba acólitos en los Estados federados de Baja Sajonia y Renania del Norte-Westfalia y luego les apoyaba logística y financieramentea para facilitar su traslado al territorio en Siria controlado por Estadso Islámico. Ahmad Abdulaziz Abdullah A. predicaba desde su apertura en 2012 en la mezquita del llamado Círculo Islamista Germanoparlante de Hildesheim (DIK).

El templo fue ya objeto a finales del pasado julio de una redada de la Policía bajasajona en la que participaron 400 agentes, que registraron también ocho viviendas particulares. Entonces se recabaron pruebas, aunque no se efectuaron detenciones. La confesión ante las autoridades de un yihadista recién retornado de Siria y su declaración contra Abu Walaa ha sido el desencadenante de las actuales detenciones.

Guerra entre salafistas

La mezquita en la localidad de Hildesheim es considerada el núcleo principal de la escena salafista en Alemania y es observada sistemáticamente desde hace tres años por los servicios antiterroristas alemanes. Al menos 20 jóvenes de Baja Sajonia que han sido identificados como combatientes de Estado Islámico en Siria e Irak se redicalizaron en el DIK.

La Fiscalía Federal considera que Abu Walaa «autorizó y organizó» el viaje de esos voluntarios para reforzar las filas de la organización yihadista. El 'predicador sin rostro', que imita con sus apariciones en las redes sociales la iconografía del profeta Mahoma, mantenía desde hace meses una guerra dialéctica con otros propagandistas del salafismo en Alemania como el converso Pierre Vogel o el imán berlinés Abdul Adhim Kamouss.

Ambos defienden el ejercicio fundamentalista del islam, pero rechazan tajantemente las actividades de Estado Islámico y advierten a sus seguidores contra el grupo yihadista. «Hoy han detenido al jeque 'quieroynopuedo' de Hildesheim, el número uno en Alemania del Estado Idiota, según un retornado de Siria», se mofaba en su página de Facebook el predicador Pierre Vogel.