Diario Sur

Nueva York adopta un nivel de vigilancia «extraordinario»

Nueva York vive en un estado de alerta permanente. Si el domingo las medidas de seguridad se extremaron con motivo de su maratón, al igual que ocurre en cualquier acontecimiento de masas, ayer sus autoridades anunciaron que, con motivo de las elecciones, la ciudad estará bajo un alto nivel de vigilancia, con una «extraordinaria» presencia de policías en las calles. «Nueva York nunca se dejará intimidar por la amenaza terrorista o cualquier persona que pretenda desestabilizar el proceso electoral», aseguró el alcalde, Bill de Blasio, quien agregó que no se permitirá ningún tipo de coacción a los votantes.

De Blasio afirmó ser consciente de que Nueva York estará hoy «bajo la atenta mirada del mundo entero», ya que se trata de la primera vez en setenta años que ambos candidatos presidenciales seguirán los comicios desde la ciudad más poblada del país, lo que supone un gran reto de seguridad. Así, el regidor destacó el notable aumento de los recursos antiterroristas del Departamento de Policía, en especial los quinientos efectivos del comando de respuesta crítica, que jugarán un papel crucial durante la jornada.

También recordó que la capacidad de la Policía para garantizar la seguridad de los ciudadanos durante acontecimientos de esta envergadura quedó demostrada el pasado año con la visita del papa Francisco y de 170 líderes mundiales, incluido el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante la Asamblea General de la ONU. «Somos una sociedad que valora la libertad y la democracia, y lo vamos a demostrar en las próximas veinticuatro horas», afirmó De Blasio.

«Si ves algo, di algo»

El alcalde pidió a los neoyorquinos que durante la jornada tengan en mente la frase «Si ves algo, di algo», que forma parte de una campaña antiterrorista con la que se solicita la colaboración ciudadana en caso de que vean algo sospechoso.

Por su parte, el jefe de la Policía neoyorquina, Carlos Gómez, aseguró que se trata del dispositivo de seguridad más amplio y completo desplegado nunca antes en época de elecciones, con más de 5.000 policías repartidos por toda la ciudad. Gómez explicó que el centro de operaciones conjuntas estará trabajando con representantes de los otros cincuenta estados y de las agencias federales para coordinar el dispositivo de seguridad, y que dispone de «más del triple de los recursos necesarios» para cubrir el terreno.