Diario Sur

«No me importa que la UE me llame dictador»

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, respondió con dureza a las acusaciones de abuso de poder vertidas desde la Unión Europea y denunció que Europa es cómplice de terrorismo al suministrar armas a las milicias del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). «No me importa que Europa me llame dictador», aseguró durante una comparecencia sobre la guerra de Siria. No obstante, Erdogan volvió rápidamente su atención a las acusaciones de la Unión Europea tras la última ronda de detenciones entre las filas de sus críticos. El presidente acusó a Europa de doble rasero al ayudar de manera encubierta a las milicias del PKK «aunque les haya declarado organización terrorista».