Diario Sur

Los yihadistas obligan a las familias de Mosul a entregar a sus hijos mayores de 9 años

  • El Estado Islámico recurre al reclutamiento forzoso de niños en la capital iraquí del califato para suplir las bajas que sufre en combate

El Ejército de Irak avanza dentro de Mosul y extiende sus operaciones a los distritos de Malayeen, Samah, Khadra, Karkukli, Quds y Karama. A medida que progresan las fuerzas iraquíes en la capital del califato del Estado Islámico (EI) se desvelan nuevas atrocidades cometidas por los seguidores del califa Ibrahim, quienes, según informes de Naciones Unidas, habrían asesinado a cientos de personas en la última semana, entre ellas a al menos 230 desertores y antiguos miembros de las fuerzas de seguridad. La portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani, reveló además que el EI exige a las familias que le entreguen a los hijos varones que tengan, a partir de 9 años, para convertirlos en combatientes. Los yihadistas «tocan puerta por puerta» y en otros casos ordenan a través de altavoces instalados en vehículos que circulan por la ciudad que todas las familias les entreguen a sus hijos mayores de 9 años. Si se niegan se enfrentan a «fuertes castigos», aseguró Shamdasani, quien también recordó las cientos de familias que los terroristas tratan de convertir en escudos humanos.

La denuncia de la ONU se conoció 24 horas después del llamamiento del califa a los suyos a «permanecer en sus posiciones» en la defensa de Mosul, un mensaje de audio distribuido a través de las redes sociales que reveló las dificultades que tiene el EI para defender su capital en Irak. El reclutamiento forzoso de niños se presenta como una medida desesperada para intentar cubrir las deserciones y las bajas sufridas en combate. Tan solo en la primera semana de ofensiva el EI habría perdido entre 800 y 900 hombres en las aldeas de los alrededores de Mosul, según los datos del Pentágono.

Artillería en las azoteas

Los hombres del Comando Antiterrorista Iraquí (CTS) quieren avanzar con firmeza en una ciudad totalmente rodeada y de la que ya no hay escapatoria para los islamistas. Tras penetrar el lunes en el barrio de Kukjali y tomar el edificio de la televisión, las tropas de élite esperaron a recibir refuerzos y a que el tiempo mejorara para tener buena visibilidad, reanudar las operaciones y poder entrar en seis nuevos distritos de la orilla izquierda del Tigris. La agencia Reuters contactó con algunos vecinos del centro de la ciudad por teléfono y estos revelaron que el EI estaría colocando artillería antiaérea en las azoteas de viviendas.

Los combates en las calles de Mosul eclipsan estos últimos días al resto de frentes abiertos en los que el Ejército, los 'peshmergas' kurdos y las Unidades de Movilización Popular (milicias chiíes) cercan Mosul y liberan aldea tras aldea de manos del EI. Una labor que en ocasiones se realiza con demasiada prisa, lo que aprovechan los yihadistas para golpear en la retaguardia. En el frente Sur, los milicianos del EI lograron infiltrarse detrás del frente en la región de Sharqat y mataron a siete militares iraquíes. Este tipo de operaciones se repiten desde el inicio de la ofensiva, el pasado día 17.