Diario Sur

Buenas y malas noticias para Clinton

Hillary Clinton, aclamada por sus seguidores en un acto celebrado en la Universidad Estatal de Arizona en Tempe. :: Brian Snyder / reuters
Hillary Clinton, aclamada por sus seguidores en un acto celebrado en la Universidad Estatal de Arizona en Tempe. :: Brian Snyder / reuters
  • Los demócratas acuden en buen número a votar de forma anticipada pero la participación flaquea entre jóvenes y afroamericanos

Mas de 27 millones de personas ya votaron de forma anticipada en los comicios de Estados Unidos y su tendencia ofrece algunas pistas sobre el resultado de la elección del día 8. Para la aspirante demócrata, Hillary Clinton, hay buenas y malas noticias ahora que se estrecha su carrera contra el republicano Donald Trump.

Los recuentos del voto anticipado indican que los demócratas acuden en mayor número que los conservadores a las urnas en algunos estados, algo que según los expertos favorece a la exsecretaria de Estado. Pero la afluencia flaquea entre los jóvenes y los afroamericanos, grupos demográficos decisivos en la victoria del presidente Barack Obama en 2008.

En Chicago, hogar de adopción del actual mandatario y tercera ciudad del país, no se aprecia falta de entusiasmo. El voto anticipado está a la par o incluso excede al de 2012, cuando el primer presidente negro de la historia de EE UU fue reelegido para un segundo mandato, y los funcionarios dicen que los lugares de votación se llenan en la hora de descanso del mediodía.

Este clima debería ayudar a Clinton, que se ha erigido en la leal heredera de Obama y guardiana de su legado. Pero tanto la aspirante demócrata como Trump son muy impopulares, con tasas de aprobación inusualmente bajas: 44% para la demócrata y 38% para el republicano, según el promedio de encuestas de RealClearPolitics. Y tras una de las campañas presidenciales más virulentas y mezquinas que se recuerdan, muchos electores están menos motivados por su adhesión a un candidato que por su rechazo al otro.

Latinos y mujeres

Michael McDonald, de la Universidad de Florida, que realiza un seguimiento del voto anticipado, consideró poco probable un cambio en los electores. «La gente ha consumido una enorme cantidad de información sobre los candidatos. Ya tomó una decisión y está saliendo a votar», dijo.

Hasta el momento, hay señales de entusiasmo entre los latinos, las mujeres y los blancos liberales. «Los signos de preocupación para la campaña (de Clinton) están en los bajos niveles de afluencia entre los afroamericanos y los jóvenes, que son piezas esenciales entre aquellos que eligieron y reeligieron a Obama», señaló Barry Burden, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Wisconsin-Madison.

Pero Trump enfrenta mayores obstáculos. En los Estados clave de Nevada, Virginia y Colorado, la demócrata lleva la delantera, según McDonald. «Eso es casi como un jaque mate, porque tendría que ganar en prácticamente todo el resto de los territorios disputados», sostiene el experto.