Diario Sur

Unicef denuncia que uno de cada nueve niños viven en zonas de guerra o desastres naturales

Un niño hulle de los combates en la ofensiva en Irak
Un niño hulle de los combates en la ofensiva en Irak / Zohra Bensemra (Reuters)
  • Más de 250 millones de menores están afectados por situaciones de violencia y privación material extrema

Uno de cada 9 niños del mundo –un total de 250 millones– vive en países afectados por un conflicto armado o por un desastre natural, lo que les priva de los servicios básicos de salud, educación y protección, y les expone a abusos, malos tratos o explotación.

Responsables del Comité de UNICEF País Vasco han difundido hoy estos datos para presentar la campaña, de ámbito estatal, 'Uno más uno, es mucho más', cuyo objetivo es recaudar fondos para niños que padecen conflictos armados como el caso de Siria, Irak o República Centroafricana o desastres naturales, como el huracán que ha asolado Haití.

La aportación se puede llevar a cabo a través de la página web de Unicef, llamando al teléfono 902314131 o enviando un mensaje telefónico (sms) con la palabra Unicef al número 38080, por el que se dona 4 euros con cada mensaje.

El presidente de Unicef País Vasco, Isidro Elezgarai, ha apelado a la "generosidad y solidaridad" de la sociedad y ha asegurado que 4 euros pueden cambiar la vida de un niño.

Frente a las personas que dudan del destino final de ese dinero o que mantienen que es mejor ayudar a los necesitados más cercanos, Elezgarai ha argumentado que "quien no ayuda siempre busca justificaciones".

También ha diferenciado las situaciones de pobreza cercanas, protegidas por un sistema de ayudas sociales, del contexto en el que viven los niños destinatarios de esta campaña.

"Hablamos de miseria, de dolor, de muerte, de gente que no tiene derecho a nada; hablamos de otra cosa", ha puntualizado.

Ha destacado que en 2015 Unicef respondió a 310 emergencias en 102 países del mundo a través de intervenciones integrales en salud, nutrición, agua, saneamiento, educación y protección.

Durante este año interviene también en la crisis de refugiados y emigrantes en Europa; en el envío de ayuda humanitaria urgente a Siria, y en prevención de una epidemia de cólera en Haití como consecuencia de la catástrofe ocasionada por el paso de un huracán.