Diario Sur

Nicolás Maduro baila en el palacio de Miraflores durante su programa de radio. :: reuters
Nicolás Maduro baila en el palacio de Miraflores durante su programa de radio. :: reuters

Sólo Maduro logra unir a la oposición

  • Arremete contra el líder encarcelado Leopoldo López y regala una imagen de cohesión a unos partidos divididos por la mesa de diálogo

Uno de los puntos pactados en el comienzo del proceso de diálogo en Venezuela con la mediación del Vaticano era rebajar la batalla dialéctica, pero poco han durado las buenas palabras. Por ahora, al chavismo sale ganando porque la oposición quedó fragmentada con el rechazo de Voluntad Popular (VP), el partido del encarcelado Leopoldo López, a suspender la marcha de hoy hacia el palacio de Miraflores y el debate sobre la supuesta ruptura constitucional de Nicolás Maduro por viajar al extranjero sin permiso parlamentario.

Sin embargo, el sucesor de Hugo Chávez, conscientemente o no y envalentonado por el tiempo que está ganando con las conversaciones, propició una foto de grupo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en torno a Lilian Tintori. La esposa de Leopoldo López emplazó al Gobierno a presentar una fe de vida del político encarcelado, después de que la noche del martes el gobernante tildó a Voluntad Popular de «grupo terrorista» y calificó de «cobarde» al diputado de ese partido Freddy Guevara.

Jesús 'Chuo' Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, fue uno de los que acompañó a Tintori. Afirmó que las declaraciones del presidente constituyen «una patada contra la mesa de diálogo» y una burla hacia el Papa. «Maduro quiere dividir a la MUD entre dialogantes y radicales, duros y blandos», dijo antes de enfatizar que en la alianza «todos somos demócratas, todos vamos a luchar, con esfuerzo y sin miedo» por superar la crisis constitucional.

En la rueda de prensa en la que Tintori denunció que no sabe de su esposo desde el 28 de octubre y que «está secuestrado» participó el diputado Freddy Guevara, quien dijo en Twitter que cada vez que Maduro ataca a VP «aumentan nuestro apoyo y los militantes. Gracias por el respaldo!». «Las amenazas y chantajes no van conmigo ni con VP, @Nicolas Maduro. Si quieres que nos sentemos en el diálogo, aplica otra estrategia», reclamó en otro 'tuit'.

«Fe de vida»

«Le están haciendo a Freddy lo que le hicieron a Leopoldo López en 2014», afirmó Tintori, quien instó al Vaticano a comprender «que no hay condiciones para dialogar y por eso Voluntad Popular no está en la mesa. Confiamos en nuestros compañeros de la Unidad y sabemos que lo van a hacer bien y nos van a representar». La opositora exigió «una fe de vida de Leopoldo (...) que a la familia nos tranquilice (.) que está sano, que está bien» y que incluya la fecha del día.

El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, también presente, rechazó el «destemplado lenguaje impropio de un jefe de Estado» de Maduro al atacar a Voluntad Popular y a su coordinador nacional.

A la reunión acudió el diputado Ismael García, en representación de Primero Justicia. El líder natural de ese grupo político, Henrique Capriles, guardaba silencio hasta que ayer reapareció en Globovision, donde reiteró el voto de confianza al papa Francisco y opinó que el Gobierno «se está jugando la última carta a lo interno y hacia afuera (la comunidad internacional) y por eso aceptó la presencia del Vaticano en el país». Guevara, por su parte, invitó a esperar a la reunión general con el Gobierno y los mediadores del día 11 para ver con «claridad absoluta si de verdad (el Ejecutivo) está dispuesto a facilitar el camino de la democracia o si amaga y hace trampa para ganar tiempo».