Diario Sur

Iberoamérica se compromete con el acceso de la juventud a la eduacción y al empleo

  • La Cumbre concluye en Colombia con el apoyo a los esfuerzos de paz de Santos y a la postura española sobre Gibraltar

la habana. Juan Manuel Santos clausuró la XXV Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno con la satisfacción de haber alcanzado un acuerdo para firmar la Declaración de Cartagena -de 41 epígrafes-, el programa de acción, 14 comunicados especiales y especialmente el Pacto Iberoamericano de la Juventud. Este último documento de 22 puntos -cada uno asumido por un país miembro- representa el compromiso unánime de los asistentes en una alianza de actores políticos, económicos y sociales que colaboren para superar las barreras que dificultan en acceso a la educación y el empleo de jóvenes de manera que estén más preparados para incorporarse a un mercado laboral donde las tecnologías se imponen.

El lema de la reunión de viernes y sábado fue 'Educación, la juventud y el emprendimiento'. Los delegados debatieron sobre el desempleo que lacera a los jóvenes iberoamericanos y de la promoción de medidas para remediarlo.

El texto del Pacto de la Juventud es la hoja de ruta de los próximos dos años que servirá a gobiernos, empresas y a la sociedad para «orientar la inversión y garantizar el desarrollo integral y la protección de los derechos de las personas jóvenes».

El encargado de llevarlo a puerto será el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, a quien el mandatario colombiano entregó el testigo de la Secretaría Pro Tempore del grupo Iberoamericano.

Otro objetivo es mejorar la educación impulsando la «movilidad de estudiantes, profesores e investigadores, mitigando el impacto negativo de la fuga de cerebros». Se materializará mediante el Campus Iberoamérica creado por acuerdo de la Cumbre de Veracruz (México) en 2014.

El jefe de Estado colombiano expresó su satisfacción por «presentar a nuestros pueblos un resultado concreto, como es el Pacto Iberoamericano de la Juventud» y agradeció al rey Felipe VI, a la secretaria general, Rebeca Grynspan, y a los diez presidentes, tres vicepresidentes, dos primeros ministros, seis cancilleres y siete ministros de la Juventud que asistieron a la Cumbre representando a las 22 naciones iberoamericanas, el apoyo a sus esfuerzos para alcanzar la paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y comenzar el dialogo con la guerrilla del Ejercito de Liberación Nacional (ELN). El venezolano Nicolás Maduro fue el único jefe de Estado que faltó a la cita tras haber anunciado su presencia.